Carta leída ante el Consejo Universitario

México, D.F., a 21 de junio del 2011.

Al Pleno del Consejo Universitario:
PRESENTE.
 

A raíz de las controversias provocadas por las formas y contenidos de las circulares de octubre del 2010, el pleno del Consejo Universitario, es decir, ustedes, en la sesión quinta extraordinaria realizada el 13 de diciembre del año pasado, aprobaron y cito la propuesta de punto de acuerdo: “El Pleno del Consejo Universitario acuerda que la Circular sobre Modificaciones al Calendario Escolar, emitida por las coordinaciones Académica y de Certificación y Registro, se mantengan en consulta a la comunidad universitaria, y que en el semestre 2011-I opere el calendario tal y como estaba previsto antes de la emisión de dicha circular.” ¿Entonces qué pasa para el semestre 2011-II?
 

La mencionada consulta no se ha efectuado como debe ser: amplia, plural, participativa, en cada uno de los planteles y no por vía internet, puesto que por tal medio la discusión y el diálogo quedan excluidos, vetados. Sin embargo, sin consulta, sin análisis, de manera unilateral y violando acuerdos de este Consejo Universitario, algunas disposiciones de las circulares antes citadas se empezaron a aplicar desde el semestre 2011-I, tal es el caso de las irregularidades con las fechas de inicio y fin de cursos o del periodo intersemestral, por mencionar algunas, pero ahora se pretende aplicar la modalidad de semestres pares y nones.
 

Con preocupación, he revisado las mallas horarias para el semestre 2011-II, por lo menos en el Plantel San Lorenzo Tezonco, hasta el día de ayer, del ciclo básico aparecían sólo las materias de los grados II y III, es decir, que Cultura Científica y Humanística I, Lenguaje y Pensamiento I y Estudios Históricos y sociales I, no estaban dentro de la lista de materias a poder inscribir, del mismo modo para el ciclo superior sólo aparecían las materias correspondientes para los semestres cuarto, sexto y octavo y una que otra materia perdida de cada licenciatura de los semestres quinto y séptimo.
 

En la quinta extraordinaria antes mencionada, dentro de las disposiciones generales para la elaboración de la oferta de cursos, mallas horarias y asignación de cargas docentes, se emiten criterios para la oferta de cursos, dentro de los cuales el inciso 1 del punto I dice: “La oferta de cursos debe garantizar que los estudiantes de las diferentes licenciaturas cuenten con las opciones suficientes para avanzar exitosamente en su ruta curricular”.  Si a los compañeros estudiantes de quinto y séptimo semestre, no se les abren grupos de todas las asignaturas y no sólo de una o dos, es claro que desde ese momento se están violando disposiciones de este Consejo Universitario, retrasando con ello el avance curricular de los estudiantes, prolongando innecesariamente su estancia en la UACM. Así mismo, para la elaboración de mallas horarias, no se les consulto debidamente a todas las academias, como estipulan los incisos 2 y 3 de las mismas disposiciones.


Ante esto, tengo varios cuestionamientos, como estudiantes, como académicos, ¿acaso no han notado la serie de modificaciones que se están haciendo dentro de la universidad sin la discusión y aprobación del Consejo Universitario? donde en el mejor de los casos se excluye deliberadamente al CU violando el Estatuto General Orgánico o peor aún, se va contra sus disposiciones, ¿cuáles son por lo menos los argumentos pedagógicos que suscitan tales cambios y por qué se aplican sin consenso del CU ni de la Comunidad Universitaria? ¿cómo es posible consejeros, consejeras que pidan respeto si no se lo dan a si mismos como institución?


Porque en el supuesto caso de que ustedes hubieran aprobaron cambios, como la implementación de semestres pares y nones, entonces se han burlado de la Comunidad Universitaria, puesto que solicitamos en un documento, y no el único, expuesto al Pleno del Consejo el día cuatro de noviembre del año pasado lo siguiente:


1.- Que se dejaran sin efecto las circulares antes citadas y que no se les de procedencia alguna en el ámbito de lo privado, sin el consenso público de la Comunidad Universitaria.


2.- Que se convocara a consulta pública en cada plantel,y que ésta no fuera sólo un instrumento de falsa legitimación de las circulares del 12 de octubre, sino que recibiera las propuestas de la Comunidad en cuanto a lo concerniente a las modificaciones en la planeación u organización de cursos, horarios, periodos y certificación, y en general a las reformas del proyecto educativo y social de la Universidad.


3.- Que el Congreso General Universitario aborde entre sus temas la revisión de los resultados de la consulta por planteles y que no se realice ningún cambio hasta dicho Congreso.


La exigencia en general es la misma, el Consejo Universitario debe hacer valer la autoridad y no el autoritarismo, los cambios deben efectuarse en el marco del análisis y la discusión, con el consenso de la Comunidad, con argumentos pedagógicos y humanos, entre otros, atendiendo al Proyecto Educativo de la UACM y no en contra de él ni por debajo del agua, haciéndose una cosa mientras el CU dice otra y, en ningún caso debe desoírse a la Comunidad.


Por congruencia, institucionalidad y respeto a sí mismos como Consejo Universitario, deben echar abajo la implementación de semestres pares y nones y demás cambios autoritarios. No a la implementación de semestres pares y nones, no a las modificaciones discrecionales en ningún ámbito, ningún cambio hasta el Congreso General Universitario.


Atentamente
Lucia Joselin Muñoz Abarca

 

© 2011 – 2013, admin. All rights reserved.

Share