Dos firmas: dos historias cuestionadas

Bertha Teresa Ramírez
 
Periódico La Jornada
Martes 30 de octubre de 2012, p. 36
En noviembre de 2007, Esther Orozco, quien fungía como directora del Instituto de Ciencia y Tecnología –organismo que entre sus funciones tiene la de asesorar al jefe de Gobierno del Distrito Federal– firmó contratos con las empresas Rand Corporation y McKinsey & Company. Con la primera, para asesorar al gobierno de la ciudad de México en el uso de la ciencia y la tecnología para incrementar el desarrollo económico en la capital; con la segunda, para el proyecto Xochimilco: Ciudad Ecológica.

La Rand Corporation fue creada tras la Segunda Guerra Mundial por el cuerpo aéreo del ejército estadunidense en Santa Mónica, California, para promover la investigación y el desarrollo armamentista. Ayudó a crear la estrategia nuclear antisoviética, la de contrainsurgencia en Vietnam y la de la invasión a Irak, según explican los investigadores María de los Ángeles Magdaleno y Javier Gutiérrez Marmolejo, citando al periodista Axel Abella, autor del libro Soldados de la Razón, Rand Corporation y el crecimiento del imperio americano (Mariner Books, 2009).

Donald Rumsfeld y Condoleezza Rice, ex secretario de Defensa de Estados Unidos y ex asesora de seguridad nacional de George W. Bush, respectivamente, han sido fideicomisarios de la Rand. Francis Fukuyama, propagandista de la tesis del fin de la historia, ha sido investigador de esa corporación, al igual que el ex embajador estadunidense en Irak y Afganistán Zalmay Khalilzad, añadieron.

A McKinsey Company se le acusa, afirmaron, de auspiciar la privatización de la educación en Minnesota, de falta de transparencia en investigaciones relativas a los seguros médicos estadunidenses y de promover la destrucción del medio ambiente. Greenpeace, el Instituto Ambiental de Estocolmo e investigadores de University College of London señalan que McKinsey promueve la deforestación internacional.
 

© 2012, admin. All rights reserved.

Share