¿Chio por qué te cubres el rostro?

 

¿Chio por qué te cubres el rostro? La respuesta es muy simple va más allá del temor a que me reconozcan ya que dentro de mi situación actual hasta las piedras me reconocen.
Si me cubro el rostro es para apoyar a mis compañer@s que también lo hacen, mis compañer@s que no son delincuentes pero si se cubren el rostro es por el temor a ser señalad@s como a much@s de nosotr@s, mis compañer@s tienen familias a las que no quieren preocupar con las acciones de las que hemos sido participes, si se cubren el rostro es por temor a una posible represión, si se cubren el rostro no es porque sean unos maleantes de máxima peligrosidad porque es bien sabido que en nuestro país hasta el delincuente más buscado por la DEA o la INTERPOL puede transitar con mayor facilidad por las calles de México.
Cuando s

e es un luchad@r social o simplemente un estudiante que pelea por lo que le corresponde por derecho siempre va a ser criminalizado, tachad@ de violento y de cometer actos porriles.
Si el simple hecho de cubrir nuestros rostros es sinónimo de ser delincuentes, pues en efecto me declaro culpable de ocultar mi rostro a una posible represión, me declaro culpable de cubrir mi rostro ante la vergüenza de lo que sucede en mi universidad a causa de la señora Orozco, soy culpable de tapar mi cara como forma de protesta por tod@s l@s que han sido víctimas de la criminalización sólo por defender sus derechos humanos que les han sido arrebatados.

Por qué digo todo esto, muy simple, porque en los medios la Rectora y los porros de la administración orozquista quieren estigmatizar el acto de cubrirnos el rostro, tachándonos de delincuentes. Considero que es pertinente dejar en claro que lo que hemos hecho fue como acto de protesta y salvaguardar la identidad de algún@s, ya que en este país NO es delito el nepotismo, el tráfico de influencias, la corrupción, amenazas, la violencia institucional, los despidos injustificados, las agresiones físicas y psicológicas hacia estudiantes. En efecto, nada de esto implica un delito pero, sí es delito exigir una educación digna, lo es levantar la voz, es delito criticar a la administración de una Rectora que nos está llevando a la banca rota, es un delito grave ser estudiante consiente, pero sobre todo es un delito para el gobierno hipócrita contradecir cualquier reforma que atente al modelo educativo de la UACM.

¿Por qué me tapo la cara? Para posteriormente darla al mundo de una forma digna sin el temor de verme al espejo y preguntarme día a día por qué no me tape la cara para defender lo que a mí y cientos de miles de mexicanos nos corresponde por derecho, una educación laica, no excluyente, gratuita, científica pero sobre todo humanista.
Autonomía, educación y libertad
En huelga, en huelga, la autónoma de la Ciudad

© 2012, admin. All rights reserved.

Share