MAYORÍAS, MINORÍAS Y REPRESENTATIVIDADES EN EL C.U. DE LA UACM

Ahora que se habla tanto de cantidades, de mayorías y minorías, es importante rescatar algunas ideas, hechos, y sobre todo, datos duros de la situación en la UACM. Hay una tendencia a hablar de los “15,000 estudiantes afectados por las clases”, como si fueran seres de piedra, que no tienen criterio propio, borregos que son máquinas de estudiar y no ciudadanos, los cuales han sido violentados por una minoría. Pero nunca vemos a esos 15,000 estudiantes ni en las marchas de Orozco, ni exigiendo que abran los planteles, ni firmando cartas en contra de la huelga. ¿Dónde está esa mayoría orozquista? En las siguientes líneas pretendo hablar de los números reales que en algún momento se han posicionado públicamente en la UACM en contra de las políticas de Orozco. Espero que otros puedan argumentar también con datos duros la representatividad del grupo de Orozco y sus secuaces (o de otros grupos uacemitas, como el de Autonomía Responsable, que se han beneficiado de la sobrerrepresentación).


En agosto de 2010 se eligió el Segundo Consejo Universitario. El porcentaje de participación en estas elecciones fue muy bajo. Tras el período de Pax Pérezrochiana (que tuvo sus cosas buenas y sus cosas malas, por supuesto) el aliciente para participar en la conformación del 2º CU fue muy bajo, por lo que hubo un alto nivel de abstención. Yo en lo personal no participé en el proceso, ni buscando quién me representara, ni siquiera votando. En esos momentos tenía otras prioridades. Estaba ocupado en mis tareas académicas, estaba despolitizado, pues. Aquí es necesaria una dosis de autocrítica, ya que la comunidad permitió, por omisión, una conformación del CU que NO representaba en lo absoluto la pluralidad existente en la comunidad uacemita. Si analizamos el número de votos con los que fueron elegidos algunos consejeros, podremos entender de qué estamos hablando. El profesor Mauricio Sáez, por ejemplo, consejero académico del CHyCS del plantel más grande, SLT, ganó su lugar en el 2º CU con menos de 15 votos, siendo que hay más de 220 profesores de este colegio en SLT. Sería bueno buscar los datos duros de la participación y número de votos de esas elecciones al 2º CU para hacer un análisis más preciso y sistemático.

De esta situación se dio cuenta Orozco, y comenzó a operar en el CU para imponer sus políticas. Cuentan los consejeros que comenzó a asistir una por una a todas las reuniones de las comisiones del CU para trazar un mapa de las fuerzas y saber con quién contaba y con quién no. No buscó el diálogo, el consenso, los acuerdos, sino que a la manera de cualquier político priista fue arrinconando a los que pensaban diferente, comprando voluntades entre estudiantes, administrativos y académicos, y activando una mayoría de consejeros que votaban acríticamente todo lo que la señora proponía. Fueron estos actos los que politizaron a la comunidad universitaria. Orozco entró con más del 75% de apoyo; fueron sus acciones autoritarias, contrarias al espíritu y a la Ley de la UACM las que fueron generando una opinión pública en contra de ella. Es decir, que fue ella la que fue politizando a la universidad, no existía un “grupo de interés previo”, ella lo fue alimentando.

1. El primer evento importante que genera DATOS DUROS numéricos con relación al conflicto es la solicitud al CU de la Revocación de mandato de Orozco en agosto de 2011. Fueron más de 3,700 personas de la universidad las que solicitamos al CU su revocación porque existían pruebas suficientes que acreditaban la ilegalidad de los actos de la rectora. Evidentemente el CU desechó esta revocación, no por falta de pruebas, sino por falta de procedimiento para el mismo. La independiente Contralora fue la que desechó el proceso.

2. Para no hacer el texto largo, me salto hasta el segundo momento que genera números reales y concretos en el conflicto. En mayo de 2012 organizamos la Consulta para la renovación del Segundo Consejo universitario. De los 4,396 universitarios que participaron en esta consulta, el 94% exigimos la renovación del CU en tiempo y forma y que el CU asumiera los acuerdos del Congreso Universitario, como señala el EGO. Si bien no podemos considerar a esos 4,132 votantes como opositores a Orozco de manera explícita, sí está claro que su participación y sentido del voto tiene que ver con la defensa de la legalidad en la UACM que estaba siendo violentada en esos momentos.

3. El tercer momento donde encontramos DATOS DUROS sobre mayorías y minorías es en la elección para el Tercer Consejo Universitario en agosto de este año. Pese a que el CU sacó la convocatoria de manera sorpresiva, sin difundir apenas las elecciones entre la comunidad, con muchos candados para la participación de candidatos, las elecciones fueron todo un éxito. Las autoridades le apostaron, al igual que en el vacío que le hicieron al Congreso Universitario, a la no participación universitaria. Como en cualquier institución, los autoritarismos se benefician de la no participación de los ciudadanos, y en la UACM no iba a ser una excepción.

Esa fue su primera derrota. Pese a todos esos hándicaps, las elecciones al 3er CU fueron las que convocaron la mayor participación electoral de toda la historia de la UACM. Ellos le apostaron a que la comunidad no participara, y que la minoría que tenía secuestrada a la UACM siguiera sobrerrepresentada para imponer autoritariamente sus políticas.

Y la segunda derrota, todavía mayor, fue que la coalición de profesores y estudiantes que públicamente nos presentamos en bloque (sin intereses en lo oscurito) “por la defensa de la UACM y en contra de la legalidad” obtuvimos el 67% de los votos según las actas de casilla. El total de votos válidos (que no de votantes) fue de 4010, de los cuáles 2680 fueron para esta coalición, y 1330 para las otras planillas (no tienen por qué ser todas orozquistas). Es decir que la correlación quedó 2 a 1, 33% vs 67%. Esto sí que no se lo esperaban; se acabaron creyendo su discurso de que sus críticos son una minoría, y no supieron cómo reaccionar ante la debacle. Orozco no iba a aceptar a la buena que perdieron, y ahí es donde el ilegal Consejo Electoral del 2º CU operó en lo oscurito y facciosamente para cambiar la correlación de fuerzas. Las 9 fórmulas ganadoras que fueron desconocidas por el ilegal consejo electoral suman 1448 votos, 118 más que las 44 planillas de la rectoría juntas (aquí el dato comparativo es que frente a los poquitos votos de Sáez en SLT en 2010, las profesoras Gabriela Vazquez y Mónica Oliva obtuvieron en el mimo colegio y plantel arriba de 90 votos).

Orozco dijo textualmente en la entrevista que concedió a Milenio TV después de la toma de Eugenia que “[…] no vamos a permitir que este grupo se apodere de la universidad”.
Fue un verdadero lapsus linguae, porque ahí se delató claramente cuáles son sus intenciones. Yendo un poco más lejos en la interpretación del discurso, se infiere que no está dispuesta a reconocer que perdió las elecciones, y que por ello está haciendo todo lo posible para que no se instale el Consejo Universitario de forma legal, ni los que salieron legítimamente de las urnas, ni en la forma en que recomendaron la Comisión Mixta.

Y yo me pregunto, ¿quién es Orozco para no permitir algo que la Ley y el EGO nos mandata? ¿Está por encima de la ley?

El Consejo Universitario es el máximo órgano de gobierno de la UACM, por encima de la rectoría. Se trata de un cuerpo colegiado que representa la pluralidad dentro de la universidad. Como en cualquier institución democrática se dan procesos de alternancia, y eso es lo que ocurrió en la UACM en las últimas elecciones. El descontento de la mayoría de la comunidad hacia las políticas de Orozco se materializó en el apoyo mayoritario a quienes representamos posturas divergentes. Es un proceso natural, que cualquier demócrata que se precie de serlo debe reconocer.

Yo entiendo que Orozco no esté dispuesta a aceptar la democracia, y se aferre con uñas y dientes a su cargo, poniendo en riesgo a la universidad, y pidiendo la represión de los estudiantes. Pero, ¿por qué los consejeros universitarios que sesionan en el ilegal 3er CU, y que representan a diversos sectores de la UACM aceptan esta imposición de Orozco?

Mi particular punto de vista es que debido a las presiones y al miedo, perdieron la cabeza, y se acabaron creyendo el cuento de que “los paristas se quieren apoderar de la universidad”. Así, Orozco los convenció de que ellos, como ocurre en todo proceso de represión social, representan el orden en la Universidad.

Es una pena que a la hora de hace campaña electoral, el grupo de académicos y estudiantes que nos presentamos en coalición, nos tuviéramos que identificar como los “críticos de la gestión de Orozco”, en lugar de hacer énfasis en las propuestas de construcción de universidad. La polarización a la que nos condujo Rectoría no permitió generar un debate académico sobre lo mejor para la UACM (como sí había ocurrido en el Congreso Universitario).

Las descalificaciones hacia nosotros han sido permanentes, como si fuéramos un grupo compacto de interés, cuando en realidad hay una pluralidad de posturas políticas y académicas. Lo único que nos unió en esta coyuntura fue la de recuperar la legalidad a la vida institucional de la universidad. Ahora podremos ser mayoría, pero esta mayoría se puede modificar dependiendo de los temas a dirimir.

Lo único que queremos es que se instale el CU en tiempo y forma, y recuperar ese espacio como un órgano deliberativo donde los que piensan diferente tengan que ponerse de acuerdo por el bien de la universidad. ¿Tan difícil es esto de entender? No estamos pidiendo que los consejeros que se instalaron ilegalmente el 22 de agosto salgan del CU. Nosotros sí reconocemos que fueron votados por sus comunidades (pese a que el flamante Robespierre-secretario técnico Carlos Arriaga, esté operando autoritariamente con el amplio respaldo de 5 votos que lo llevaron al consejo universitario).

Señores consejeros: ustedes se deben a las comunidades que los llevaron al CU. No son propietarios de ese “escaño”; deben consultar a su colegio y plantel, como los mandata el EGO, con relación a la toma de decisiones importantes. Ese mandato que ustedes tienen está por encima del conflicto, o más bien, por el comportamiento irresponsable de la mayoría de los consejeros del 2º CU (que no consultaron a sus comunidades y se apropiaron de su voto permitiendo guiarse por el autoritarismo de Orozco) estamos ahora dónde estamos.

© 2012, admin. All rights reserved.

Share