SE CREA EL FRENTE AMPLIO DE PROFESORES DE LA UACM

El conflicto que enfrenta la Universidad Autónoma de la Ciudad de México se manifiesta en un largo paro que ya acumula cerca de 80 días. El semestre académico está prácticamente perdido y existen muy diversos daños a estudiantes, académicos, trabajadores y a la propia Universidad. Cada día se profundiza el desprestigio hacia nuestra institución. La UACM está en un grave riesgo.


La intensidad del conflicto se expresa en una fuerte polarización en la que son protagonistas el bloque de Rectoría y la coalición parista. Ambos actores han ocupado casi todo el espacio del conflicto y han provocado que otras voces y otros actores universitarios sean desplazados, pues cuando éstos se manifiestan son descalificados por alguno o por ambos protagonistas del enfrentamiento universitario. Esta situación ha llevado a que la mayoría de los universitarios y el destino de la Universidad dependan de los polos del conflicto. Asimismo, en las sucesivas negociaciones para tratar de encontrar una solución sólo han participado dichos polos.

Es por ello que un grupo de profesores de los diversos colegios y planteles de la Universidad hemos asumido la decisión de organizarnos para exponer nuestras opiniones y participar en la solución del conflicto. Consideramos que no es conveniente dejar el destino de la Universidad sólo en las manos de quienes demuestran su incapacidad para solucionarlo. Por ello el día de hoy surge el Frente Amplio de Profesores de la UACM.

Aspiramos, , a que junto con otros universitarios seamos un factor que contribuya a construir soluciones a los problemas de la Universidad. La consolidación académica e institucional de la UACM requiere del diálogo y la convergencia de todos quienes, aun por distintos caminos y desde diferentes perspectivas, queremos el fortalecimiento de nuestra institución.

Concebimos al Frente Amplio de Profesores como una organización plural, que busca incluir la diversidad de intereses legítimos de los académicos cuyas opiniones y decisiones han sido desplazadas por los actores del conflicto. Los integrantes del Frente coinciden en los siguientes puntos:

1. Rechazamos la violencia, en todas sus manifestaciones y formas y sin importar su origen. Los conflictos universitarios deben resolverse mediante el diálogo, los argumentos y la negociación.

2. Demandamos la urgente solución al paro que afecta a nuestra Universidad y la apertura inmediata de sus planteles. Para ello deben reanudarse de manera inmediata los trabajos de la Mesa Resolutiva que sesionó en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, y debe prevalecer la construcción de acuerdos acerca de los puntos que quedaron pendientes de aprobar. Esto sólo se logrará si ambas partes tienen la capacidad de ser flexibles y están dispuestas a ceder en aras de un acuerdo que, aun cuando no les satisfaga plenamente, beneficie a la Universidad y, en particular, a los miles de estudiantes que han sido afectados gravemente en la continuidad de su formación académica. La intransigencia sólo labrará el camino al precipicio.

3. En caso de que las negociaciones no avancen en favor de un acuerdo que permita el pronto regreso a clases, impulsaremos para el 26 de noviembre entre la comunidad universitaria la demanda de proceder a nuevas elecciones de todos los integrantes del Consejo Universitario, ante la mostrada incapacidad de los actuales consejeros para solucionar el conflicto.

4. Actualmente la comunidad universitaria está fracturada por lo que, una vez que retornemos a la normalidad de las actividades académicas, nos comprometemos a participar en la reconstrucción de un ambiente universitario que nos permita cumplir, a plenitud, los objetivos para los que fue creada la Universidad.

5. Es necesario un plan para la consolidación académica e institucional de la Universidad, para que avancemos rápidamente en la consecución plena de los objetivos especificados en la Ley de la UACM, como institución pública de educación superior con profundo compromiso social, en beneficio de la Ciudad de México y, particularmente, de los jóvenes que en nuestra Universidad han podido y podrán ejercer su derecho a la educación superior de alta calidad académica.

6. Sostenemos que con base en el contenido de la Ley de la UACM, es necesaria la discusión sobre el proyecto educativo de la Universidad. Sin embargo, para que esta discusión sea fructífera debe evitarse su uso político, que provoca la inmovilidad institucional. Un modelo educativo no es un dogma, y un mismo modelo puede tener diversas realizaciones operativas. Tampoco se debe descartar que una misma institución incorpore diversos modelos educativos si todos ellos corresponden a su proyecto institucional y social.

7. El Consejo Universitario, máximo órgano de gobierno y representación de la UACM, tiene un importante papel que desempeñar, por lo que no puede subordinarse a la lucha de facciones. Entre los consejeros universitarios debe imperar la conciencia de que, más allá de sus simpatías o antipatías y de su filiación política, deben cumplir con las tareas institucionales que la Ley y el Estatuto General Orgánico otorgan al Consejo. El Consejo Universitario debe aprobar una agenda legislativa para que, a la brevedad, contemos con la normatividad universitaria que tanta falta nos hace como institución.

En este marco, convocamos a los profesores que se identifiquen con los anteriores siete puntos, a incorporarse al Plan de acción del Frente Amplio de Profesores de la UACM, que en breve daremos a conocer. Es el momento de la unidad en defensa de nuestra Universidad, por lo que debemos dejar de lado cualquier diferencia menor y dar prioridad a lo que es importante para la Universidad, los intereses legítimos de la comunidad universitaria y la Ciudad de México, a la que nos debemos.

Al Gobierno del Distrito Federal, tanto al que está por concluir sus funciones como al que está por iniciarlas; a los diputados de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, de todos los partidos políticos, y a los habitantes de la Ciudad de México les decimos que la Universidad Autónoma de la Ciudad de México es más, mucho más, que los actores que han cobrado visibilidad durante el conflicto, y que está conformada por una comunidad de estudiantes, académicos y trabajadores comprometidos con el quehacer educativo y de investigación en beneficio de la Ciudad y sus habitantes, y que somos conscientes de los retos que enfrentaremos para consolidar académica e institucionalmente a nuestra Universidad. Con modestia pero con la frente en alto les pedimos que confíen en nosotros: sabremos aprovechar la oportunidad que la sociedad nos ha brindado y daremos los resultados que se esperan de nosotros.

NADA HUMANO ME ES AJENO

Ciudad de México, 15 de noviembre de 2012.

Abel Villareal

Adriana Peimbert
Álvaro Aragón
Andrés R. Gutiérrez
Ángel Sermeño
Arturo Santillana
Citlalli Villafranco
Claudia Bernáldez
Cristina Gómez
Cuauhtémoc Ochoa T.
Cynthia Pech
Daniel Tacher
David Gaytán
Eduardo Zamarrón
Elizer Ixba Alejo
Elizabeth Romero
Emilia Jiménez
Enrique Carpio
Facundo González
Francisco de la Guerra
Fernando Huerta
Gabriela Tapia
Graciela Sánchez
Guilebaldo López
Guillermo Elías Treviño
Grissel Gómez E.
Hadlyyn Cuadriello
Isabela Corduneanu
Israel Cervantes Porrúa
Jerónimo Repoll
Jesús Jasso
Jorge Aldo Jurado
José Luis Badillo
José María García
Julieta Marcone
Julián Caicedo
Leonel Sahagón
Lorenzo Calzado
Luis Carrasco
Maru de la Garza
María Alicia Pazos
María de Lourdes Saucedo
María Inés Pazos
María Elena Pedraza
Maribel Reyes
Mario Argueta
Mario Espinosa
Mario García
Martin Hernández
Maybel Piñón
Mauricio Álvarez
Mauricio Sáez de Nanclares
Maximiliano Álvarez M.
Miguel Moreno Plata
Moisés Pérez V.
Natalia Luna
Nicolás Olivos
Nivia Brismat
Norma Angélica Gómez
Octavio Serra
Olivia Leal
Orlando Delgado
Patricia Díaz
Pedro Meza
Pilar Morales
Rosa María Macías
Rafael A. Soto
Rafael Martínez
Rebeca Reza
Rogelio Mondragón
Rosa Margarita Álvarez
Saúl Santana
Sergio Ortíz Leroux
Víctor Hugo Martínez
Tanius Karam
Tupak García
Vivian Romeu
Yolanda Guerra

© 2012, admin. All rights reserved.

Share