Algunas precisiones acerca del Consejo Universitario UACM

Del muro de Luisi-toño Vargas:




"Compañeros ante las múltiples dudas con respecto a los calendarios que se manejan, expongo la siguiente situación:

1.- Solo existe un Tercer CU solo. Ustedes se preguntarán ¿cuál? ¿El del 22 de agosto o el del 29 de Septiembre? La respuesta es sencilla compañeros: el que llegó a un arreglo después de un proceso tormentoso para la comunidad, es decir, el que se suscribió en la ALDF. Se entiende que el Consejo que se integró el día 22 de agosto tuvo irregularidades en sus procesos electorales (asentadas en el Documento de la Comisión Mixta), por lo que se vino un proceso que duró más de tres meses. Ante la incapacidad de llegar a un acuerdo, después de dos mesas de negociaciones (en Eugenia y en la Secretaría de Educación-Casa Lamm). Se llegó a la ALDF con la consigna de resolver el conflicto, de ésta salió un documento en el que ambas partes se comprometían a respetar los puntos que emanaron de común acuerdo. Dichos puntos (diez) solicitaban instalar el Tercer Consejo Universitario en una sesión extraordinaria. Con un listado de 50 Consejeros (49 electos en urnas y Orozco) que emanaron de las recomendaciones de la Comisión Mixta. Al llegar a este acuerdo, se entiende que solo existe un Consejo y se instalaría para conformar sus comisiones y demás procesos que atañen a este mismo.

2. Al persistir el conflicto debido a la intransigencia por parte de Rectoría, se rompió el quórum necesario para validar las decisiones del Consejo, pero eso no implica que no se haya instalado, tal como se suscribió en el documento antes mencionado.

3. Hoy, pareciera ser que vivimos una cierta ingobernabilidad al interior de la UACM: por un lado, un Consejo que quiere desahogar el Orden del Día, y por el otro, uno que no acepta las irregularidades del proceso electoral. Dos panoramas con objetivos muy distintos.

4. Como estudiantes no podemos permitir que siga esta dicotomía en nuestro máximo órgano de gobierno. Es claro: solo puede existir un Consejo Universitario, el irregular o el que se instaló en el Museo de la Ciudad de México. En realidad, los dos son uno mismo. Mientras el Consejo de Orozco sesiona y hace acuerdos (Normas de Convivencia) con Consejeros no electos (Bazán Godínez, Malaquías-Impuesto- Cuautepec. Venegas, Jacobo –Impuesto- Cuautepec. Rojo Cedillo, Jaime Eduardo-Impuesto- Del Valle. Mondragón Albarrán, Araceli Patricia-Impuesta-Centro Histórico; ninguno de ellos legítimo, de acuerdo al documento suscrito por la Comisión Mixta). El otro, el Consejo legalmente instalado, sigue desahogando el Orden del Día y esperando a que se tengan a los consejeros que fueron electos, para su total conformación.

5. Esto no solo afecta a la normatividad de la Universidad, si no también nuestro andar académico, porque existen dos calendarios: uno incompleto y el otro más amplio, con respecto a los semestres 2013-I y 2013-II, y a los procesos a corto plazo que tienen que venir, con el fin de recuperar el semestre 2012-II. Cabe recordar que esto está permitido en nuestro modelo académico. Es nuestro deber, con base en los acuerdos publicados en dos diarios de circulación nacional, exigir nuestra inscripción de certificación en el mes de diciembre, para regresar en el mes de enero y certificar las materias que hayamos inscrito. Es fundamental rescatar el semestre 2012-II para los estudiantes que se involucraron en el proceso de paro de actividades. Esto nos unificaría como comunidad y daría, de facto, reciprocidad en el ámbito universitario.

6. Es responsabilidad de la comunidad universitaria que se unifique el Consejo Universitario, independientemente de las posturas políticas, sociales y académicas. Solo así estaría regresando la legalidad y la gobernabilidad de nuestro máximo órgano de gobierno. Recordemos que se trata de la instancia que resuelve temas como el presupuesto de la universidad, planes de estudios y temas administrativos en general. Para que todo esto se pueda llevar a cabo, faltan dos procesos; las cartas del Abogado y la Contralora, y que los Consejeros afines a Orozco sesionen en conjunto con los demás Consejeros legítimamente elegidos. Solo así se liberarían la sede de Eugenia (tomada desde el día 8 de noviembre del presente año) y las oficinas de Rectoría (ubicada en el Plantel Del Valle). Esto no implica que no se pueda llevar a cabo la certificación, aun cuando estas dos sedes sigan tomadas. En lo personal yo he intentando acercarme a las Consejeras de Ciencias y Tecnología de nuestro plantel, con la finalidad de lograr esta unificación que he comentado, pero, hasta el momento, ha sido imposible. No se han prestado al diálogo, no quieren aceptar posturas de otra índole que no sean las suyas. Como universitarios y miembros de la comunidad de la UACM, los invito a no aceptar más dicotomías entre nosotros, tenemos que exigir la unión del Consejo Universitario legal (50 Consejeros en total) para después dar a paso a que se sometan a elecciones los espacios vacantes que existen hoy día. Solo así saldremos avantes en este proceso, al que no se le ve un desenlace."

© 2012, admin. All rights reserved.

Share