Comunicado del CEL

 

México, D.F., a 18 de febrero de 2013
 
 
Esther Orozco miente y, nuevamente, promueve la confrontación
 
 
"[…] de aquellas llamas no brotaba luz,
sino más bien lobreguez"
John Milton
El paraíso perdido
 
 
Sin prueba alguna que sustente sus acusaciones, pero con citas bíblicas como epígrafe, la rectora de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), María Esther Orozco Orozco, se lanza contra estudiantes, trabajadores administrativos y trabajadores académicos de nuestra máxima casa de estudios en un texto enviado ayer a medios de comunicación nacional.
 
Con demagogia, Esther Orozco se muestra defensora de la autonomía universitaria como si ésta fuera resguardo de la corrupción que ha promovido y sostentido a lo largo de sus casi tres años al frente de la rectoría de la UACM.  Exige a los poderes locales de esta ciudad no intervenir en la vida de la Universidad cuando ella misma, en noviembre pasado, pidió a los legisladores locales y al Gobierno del Distrito Federal crear una nueva ley para la UACM.  En 2011 defendió las condiciones que la Asamblea Legislativa habría diseñado para el acceso a becas estudiantiles y, en 2010, el etiquetamiento a 200 millones de pesos por parte de Marcelo Ebrard, entonces jefe de gobierno del Distrito Federal, dinero recuperado por la UACM.  Hoy, sin apoyo político alguno, se muestra defensora de una autonomía que nunca respetó. 
 
Esther Orozco olvida mencionar el fraude electoral que ella misma avaló, en agosto de 2012, en contra del 67% de la comunidad universitaria que votó por planillas críticas a su administración para la conformación del Tercer Consejo Universitario de la UACM.  Omite comentar la cruzada que ha iniciado en contra de integrantes de los cuatro consejos de plantel, órganos de gobierno local, a quienes hoy desconoce al no ser integrantes de su primer círculo de apoyo. 
 
Asimismo, deja de lado el análisis sobre el papel protagónico que ella juega en la crisis de gobernabilidad que pretende perpetuar al desconocer los Acuerdos de Casa Lamm y el documento firmado, el 26 de noviembe de 2012, en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal para la conformación legal del Tercer Consejo Universitario.  La sesión de instalación del Consejo Universitario realizada el 29 de noviembre pasado en el Museo de la Ciudad de México se efectuó con 49 de los 50 consejeros reconocidos en los acuerdos firmados por la propia rectora y, además, tuvo como testigos de honor al Gobierno del Distrito Federal, a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) y a la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF).
 
Esther Orozco insiste en criminalizar a estudiantes críticos a su gestión al culpabilizarlos de crímenes de “lesa humanidad”, situación que demuestra el desconocimiento que la ex directora del Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal (ICyT) tiene sobre derechos humanos. Paradójicamente, ella es la única rectora en América Latina a la que un Ombdusman le ha girado una recomendacin﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽deral y a la Comisiormdo una recomendacia log y confirma, una vez mores crlativa del Distrito Federal y a la Comisiormón por violar derechos humanos de universitarios.
 
En cuanto a la denuncia por ejercicio indebido del presupuesto universitario contra Esther Orozco y Verónica Cuenca Linares, Contralora General de la UACM, en la Fiscalía Especializada de Delitos de Servidores Públicos, el sustento descansa en la Ley y el Estatuto  General Orgánico de la UACM.  Orozco ejerció los recursos otorgados por la ALDF y por el gobierno federal sin contar con la aprobación del Segundo Consejo Universitario. Durante los primeros ocho meses de 2012, el máximo órgano de gobierno de la UACM no discutió ni aprobó ningún presupuesto debido a que Orozco y su grupo afín boicotearon las sesiones en las que el tema estaba agendado. Ejercer un presupueto público sin la debida aprobación del órgano competente es una violación al Artículo 5 de la Ley del Presupuesto y Gasto Eficiente del Distrito Federal, por ello se interpuso la demanda ante la autoridad competente.
 
A la Contraloría General del Gobierno del Distrito Federal se le presentó, desde junio de 2012, un expediente sobre serias irregularidades administrativas que la funcionaria cometió como titular del ICyT, situación que, desde ese entonces, es investigada por dicho organismo. Entre las irregularidades destacan más de 90% de adjudicación directa en adquisición de bienes durante el periodo 2007-2012, otorgamiento de recursos a asociaciones civiles inexistentes, así como favoritismo a familiares.  Actualmente, la Contraloría revisa convenios con claúsulas de confidencialidad injustificadas, becas a personas allegadas a Esther Orzco y plazas de probables aviadores como la del ex consejero universitario Luis Miguel Hernández Ruiz.
 
Sobre la demanda penal en su contra por usurpación de profesión, miente; pues la denuncia no descansa en el aval a su “vida académica”, sino en la violación a la Ley Reglamentaria del Artículo 5 Constitucional relativo al ejercicio de las profesiones en el Distrito Federal.  Esta ley establece que, para ejercer la profesión de química y bacterióloga –entre otras- se necesita contar con título y cédula, situación que María Esther Orozco Orozco violó al no tener dichos documentos sino hasta finales de 2012. 
 
Otras acusaciones temerarias que hace Esther Orozco en su escrito se vinculan a presuntos pagos irregulares al diario La Jornada y a sus trabajadores durante la gestión del ex rector Manuel Pérez Rocha, una mentira fácilmente refutable al revisar convenios y contratos a medios de comunicación y contratación de personal durante la gestión 2001-2010 en la UACM.  Miente al señalar que la Contaduría Mayor de Hacienda de la ALDF hizo serias observaciones a la Cuenta Pública 2009 en la auditoría AEPOA/127/09, en la que estarían incluidos pagos a La Jornada, pues en esa ocasión se demostró que todos los gastos estaban debidamente respaldados por las facturas correspondientes y los señalamientos, lejos de ser serios, fueron de mero carácter administrativo.  Cualquier ciudadano puede consultar dicha auditoría gracias a la Ley de Transparencia y así constatar esta nueva mentira.
 
Cuando Esther Orozco llegó a la Rectoría de la UACM, luego de ocho años de ser miembro del Consejo Asesor de esta casa de estudios, los estudiantes de la institución estaban en un punto de maduración académica que les permitiría titularse y/o egresar los semestres siguientes. Fue el trabajo acumulado y previo de los docentes y estudiantes lo que propició que el número de exámenes profesionales y de grado se elevara a partir de 2010, y no la pura presencia de la rectora, como ella afirma.
 
Sobre la cuestión presupuestal a su llegada a la rectoría de la UACM, en 2010 el gobierno de Marcelo Ebrard adeudaba  300 millones de pesos a la institución. Se ha probado que los 200 millones que el ex jefe de gobierno de la Ciudad de México anunció como un regalo a la Universidad, el día de la toma de protesta de Orozco, en realidad constituían la devolución de parte del dinero retenido por la Secretaría de Finanzas del Distrito Federal durante los tres años anteriores.
 
Cuando Orozco dice que “no había presupuesto para pagar la nómina de diciembre de 2010” falta a la verdad. La Secretaría de Finanzas ministró la parte del presupuesto que faltaba para cerrar el año 2010, es decir, 85 millones de pesos. Orozco y su administración pretendieron hacer ver esa última entrega como parte del dinero “otorgado” por Marcelo Ebrard, pero una simple revisión de las entregas o ministraciones de la Secretaría de Finanzas del GDF, realizada por la Comisión de Hacienda del Segundo Consejo Universitario  evidenció que  sí había recursos para el pago de la nómina de la institución.
 
Por otro lado,  Esther Orozco utilizó cerca de 200 millones de pesos de forma discrecional. Con el pretexto de que esos recursos estaban etiquetados, los gastó sin que fueran aprobados por el Segundo Consejo Universitario.  Se ha resistido, junto a sus incondicionales, a que se realice una auditoría de este ejercicio.
 
La administración de Orozco dista mucho de ser “honesta, eficiente y austera”.  Una de las primeras medidas que tomó al llegar a la institución fue desmantelar la infraestructura del edificio administrativo Pestalozzi y cancelar el contrato de arrendamiento. Se perdieron millones de pesos invertidos en una sede que estaba equipada para albergar las áreas administrativas durante varios años. Una vez desmantelada esta infraestructura, en absoluta secrecía, Orozco gastó una cantidad desconocida de recursos para equipar una nueva sede en la colonia Doctores, por la que paga medio millón de pesos mensuales para su arriendo.
 
Miente Esther Orozco sobre las auditorias  realizadas por despachos externos a la Cuenta Pública de la UACM, dado que esos ejercicios únicamente observan el reporte de los ingresos y egresos de la institución, no verifican si los recursos reportados se gastaron con apego a la normatividad interna en cuanto a su aprobación por parte de los órganos colegiados y con el respaldo del Plan de Desarrollo Institucional. La Contaduría Mayor de Hacienda de la ALDF sí encontró irregularidades en la Auditoría de Desempeño –distinta a la revisión de la Cuenta Pública de cada año- que realizó en el primer semestre de 2011.  La administración orozquista no reportó adecuadamente 40 millones de pesos; en consecuencia, ésta se vio obligada a corregir el registro desaseado de esos recursos.
 
Esther Orozco acusa sin prueba alguna sobre la ausencia de profesores y estudiantes en aulas. Además, miente al decirse partícipe de la aprobación del Estatuto de Personal Académico y Administrativo, así como del Reglamento de Estudiante, pues no sólo se mantuvo al margen sino que prácticamente boicoteó la organización del Segundo Congreso Universitario en el que se discutieron y aprobaron los insumos pendientes de ser legislados en el órgano de gobierno que ella misma desconoce. 
 
La rectora falta a la verdad cuando asevera que hay personal de confianza sindicalizado. Todos los trabajadores de confianza se encuentran enlistados en la cláusula 10 del Contrato Colectivo de Trabajo y nadie que ocupe alguno de esos puestos forma parte de la organización sindical. Si así fuera, le exigimos presente las pruebas de su dicho. 
 
En materia laboral, la administración de la rectora Orozco se ha empecinado en desconocer de manera integral y sistemática los derechos de las y los trabajadores, así como en violar el derecho a la libertad sindical. Los saldos más graves de esta política se resumen en la existencia de diez despedidos y tres suspendidos, de manera injustificada, y en el secuestro de las cuotas sindicales desde septiembre de 2010.  Prueba de esta política es la recomendación 14/2012, emitida por la CDHDF en septiembre de 2012, la cual constata violaciones al derecho de asociación, al debido proceso y a la libertad sindicial. 
 
Esther Orozco miente, de manera categórica, al señalar que la imprenta de la UACM se utilizaba como negocio privado para imprimir “estampitas” y “propaganda política”.  Durante la gestión del ex rector Manuel Pérez Rocha la producción de libros era constante y contó con el aval del Consejo Editorial de la Universidad.  Desde la llegada de Esther Orozco, por el contrario, la imprenta prácticamente se ha paralizado, más allá de ser utilizada para imprimir historietas de la serie televisiva “Gregoria la Cucaracha”, proyecto dirigido por Alejandra Sánchez Orozco, hija de la rectora. El presunto desfalco en publicaciones del que habla Esther Orozco es otra mentira más que no puede comprobar.
 
Esther Orozco se ha burlado del Gobierno del Distrito Federal, de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal y, particularmente, de la comunidad universitaria de la UACM al violar los acuerdos que dieron fin al paro universitario producto de un fraude electoral que ella misma avaló.
 
Como universitarios comprometidos con la educación pública lamentamos el espectáculo que Esther Orozco insiste en montar ante su incapacidad como funcionaria pública y rectora de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México.  En consecuencia, su destitución resulta condición sine qua non para el avance y el fortalecimiento del proyecto de educación superior más noble, innovador e incluyente de la Ciudad de México.
 
 
¡Autonomía, Educación y Libertad!
 
Consejo Estudiantil de Lucha

© 2013, admin. All rights reserved.

Share