AL PERSONAL ADMINISTRATIVO, TÉCNICO Y MANUAL DE LA UACM




 México, 4 de marzo de 2014

 




Queridos compañeros:




Como simple miembro de la comunidad de la UACM quiero dirigirme a ustedes para saludarlos cordialmente y agradecer todos los servicios que están realizando en favor de la Universidad.

 

En primer lugar, tengo conciencia que sin la colaboración de los trabajadores administrativos, técnicos y manuales, la universidad no puede cumplir sus fines. Son parte necesaria de su estructura institucional. Además, un cuerpo administrativo eficiente y fraterno en el contacto con los estudiantes y profesores crea un ambiente cordial que permite cumplir mejor los objetivos de la universidad. La importancia que doy al estamento administrativo queda expresado en la aceptación por mi parte de que un miembro administrativo de nuestra comunidad universitaria sea quien coordina los trabajos   del Consejo Universitario, nuestro órgano supremo de gobierno.

 

Si se aprobó la proporción de 45 % de profesores y estudiantes y 10 % de administrativos y trabajadores para contabilizar los votos para constituir la terna de los aspirantes a futuro Rector/a, no fue por decisión de mi voluntad, sino que se tomó como referencia esa proporción ya existente en otras votaciones reglamentadas de la universidad. A lo que sí me opuse fue a una nivelación absoluta universal de todos los miembros, dando a cada estamento (estudiantes, profesores y administrativos y trabajadores) un voto por persona, propio de una comunidad política democrática pero no de una comunidad pedagógica (que es de otra naturaleza que la política, ya que supone que el estudiante se inscribe en la universidad para aprender, lo que supone por definición que hay alguien que puede enseñar y por definición debe tener otro peso en todas las decisiones pedagógicas, sustancia esencial de la universidad).

 

La democraciapolítica no vale como tal para el respeto de los derechos de los miembros de la comunidad pedagógica. De la misma manera la estructura burocrática de la universidad, por definición, no debe confundirse con la función de enseñanza del profesor y aprendizaje del alumno. Si alguna argumentación, enunciada con la intención de fortalecer la universidad y no persiguiendo ningún otro interés propio, pudo ser inadecuada, poco clara y errada, no tengo ninguna razón para dejar de ofrecer disculpa a mis compañeros trabajadores, que respeto fraternalmente como personas y como miembros de la comunidad universitaria.

 

Además, tengo la fundada convicción que en las decisiones prácticas es  inevitable siempre algún tipo de error (por lo infinitamente complejo de sus supuestos y la limitada condición humana).  Pero el error sólo se puede enmendar dialogando con la inesperada víctima de un error no intencional, pero efectuado, y por ello corrigiendo el acto inadecuado correspondiente. Por ello, además de la disculpa ofrezco ejercer el diálogo para enmendar errores y llegar a mejores consensos. Al servicio de la comunidad, sin otra intención que el bien de la UACM, me despido fraternalmente.

 

 

 




Prof. Dr. Enrique Dussel

Rector Interino  de la UACM

Emérito de la UAM y del SNI.


 

© 2014, admin. All rights reserved.

Share