Sobre la revictimización en casos de denuncia de violencia en la UACM

El pasado 3 de junio del 2013 Carmen Rodríguez y Clemencia Correa, asesoras académicas de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), iniciaron un proceso de denuncia por hostigamiento y acoso sexual y laboral en contra del Dr. Enrique González Ruiz, Coordinador del Posgrado de Derechos Humanos. A partir de ese momento la Oficina del Abogado General inició un largo proceso legal para atender el caso, ante la ausencia de normatividad institucional.
El 30 de abril del 2014 la Oficina del Abogado General notificó formalmente a González Ruiz su despido, decisión derivada de los resultados de la investigación del caso a través de una Instancia Universitaria.
Una vez que se hace pública la decisión se desataron todo tipo de comentarios, pronunciamientos, señalamientos y movilizaciones en contra de la decisión y de las denunciantes. Muchos de estos actos se fundamentan en información errónea, dolosa, políticamente mal encauzada o con intensiones protagónicas que en nada contribuyen a reflexionar el tema de la violencia de género en el contexto universitario. Por ejemplo, algunas acciones o comentarios se pronunciaron en contra de la sanción sin tener conocimiento claro de los hechos o alterando la realidad, es tal el desconocimiento del tema que un comentario que circuló por la red incluso cambió el nombre de una de las denunciantes; otros más, difamándolas o adjudicando a la denuncia obscuras intenciones para truncar la trayectoria político- académica o como luchador social por los derechos humanos del denunciado; otros por su parte, desbordan tinta sobre el tema pero más en un afán de demostración del compromiso personal militante que pensando en las compañeras que se atrevieron a denunciar y lo que este hecho representa ante la posibilidad de abrir y reflexionar el tema de la violencia, el acoso y el hostigamiento en nuestra universidad.
Frente a este contexto las/os invitamos a reflexionar ¿hasta dónde contribuimos como estudiantes, docentes, administrativos o institución en la revictimización de las denunciantes?, ¿hasta dónde somos copartícipes de la reproducción, invisibilización o el desconocimiento de la violencia?, ¿cuál es nuestra posición y participación como comunidad universitaria en la lucha contra la violencia?
Saludamos que la UACM atienda el tema de la violencia como es su obligación, sin embargo, exigimos que se haga respetando un protocolo de atención que evite la revictimización de las/os denunciantes.
Sobre la revictimización en casos de denuncia de violencia en la UACM
Como hemos señalado desde marzo del 2013, nuestra Universidad necesita un protocolo claro, que sea conocido ampliamente por toda la comunidad universitaria, que se pueda llevar a cabo en todos los planteles, que atienda en igualdad de condiciones a profesoras/es, estudiantes, trabajadoras/es o cualquier integrante de la comunidad, que mantenga informada a la comunidad sobre los casos a fin de transparentar los procesos y evitar señalamientos y juicios sumarios en contra de las/os denunciantes, que permita hablar y reflexionar sobre la violencia y sus múltiples facetas, que impulse programas que puedan transformar las relaciones entre los géneros, que evite que se tergiversen las denuncias en cuestiones políticas que sólo tienden una cortina de humo sobre la situación fundamental.
Un proceso de solución a una denuncia no debe ser acompañado por la revictimización, por ello demandamos que la administración actual tome cartas en el asunto para establecer un protocolo de atención que cumpla los siguientes principios: confidencialidad absoluta, información a las/os involucradas/os sobre la situación del proceso, atención igualitaria, asertiva, pronta y expedita a todos los casos sin distinción.
Actualmente la institución atiende otros casos de denuncia de violencia, acoso u hostigamiento lo que requiere de un gran compromiso y responsabilidad institucional frente a las denunciantes, pero también de una comunidad universitaria informada que reflexione, participe, hable del tema de la violencia y sus efectos.
Yolanda Pineda 
Samanta Zaragoza
Integrantes del Círculo de Estudios de Género e Impulsoras del Protocolo de atención a casos de violencia, acoso u hostigamiento sexual entre la comunidad universitaria de la UACM e Integrantes del Grupo de acompañamiento encargado de la resolución de conflictos en San Lorenzo Tezonco
9 mayo 2014

© 2014, admin. All rights reserved.

Share

Un comentario en “Sobre la revictimización en casos de denuncia de violencia en la UACM

  1. Círculo de Estudios de Género e Impulsoras del Protocolo de atención a casos de violencia, acoso u hostigamiento sexual entre la comunidad universitaria de la UACM e Integrantes del Grupo de acompañamiento encargado de la resolución de conflictos en
    San Lorenzo Tezonco.
    PRESENTE
    Muy estimadas compañeras:

    El día 15 de julio de 2013 presenté un escrito ante la oficina del abogado general en el que solicité medidas para garantizar mi seguridad psicológica, laboral y familiar, pidiendo se me tomara en cuenta como tercera perjudicada, en el proceso que se le seguía al Dr. González Ruiz, quien es mi compañero.
    Reiteré esta solicitud en numerosas ocasiones y nunca fui escuchada. Pedí numerosas veces acompañamiento psicológico, pues yo también he resentido gravemente la situación, que se agudiza en mi actual estado de embarazo.
    He recibido muestras de discriminación desde que inició el proceso contra González Ruiz.
    Además, luego de la resolución, he sido víctima de múltiples descalificaciones por ser su esposa, por ejemplo, compañeros que antes me saludaban hoy ya no lo hacen, en una forma clara de violencia hacia mi persona.
    El profesor John Hazard me mencionó en su cuenta de Facebook agresivamente en un comentario lacerante y sin sustento contra Enrique González, que hoy circula por la red, y la misma Dra. Francesca Gargallo vía internet me descalificó por ser la “esposa del acosador” y tuvo el atrevimiento de sugerirme “que me divorciara de él”, en una clara intervención en mi vida personal.
    Les pido respetar los derechos de Enrique González Ruiz, sin hacer un pronunciamiento que lo incrimine, antes de que todas las instancias jurídicas sean agotadas, porque eso me ocasiona daño en mi lugar de trabajo.
    Solicito que se cuide con igual interés que a las compañeras Correa y Rodríguez, a las víctimas colaterales de este proceso, como quien escribe, y las compañeras del posgrado de Derechos Humanos, pues ellas también han recibido
    muestras de agresión, del mismo Abogado General, quien las insulta al afirmar que en el posgrado existe un clima discriminatorio hacia ellas, cosa en que la mayoría de las mujeres del posgrado no coincidimos.
    Agradezco su solidaridad de género, y su respeto hacia mi persona y mi familia.
    México D.F., a 9 de mayo de 2014.
    ATENTAMENTE.
    Adriana Terán Enríquez.
    (Profesora investigadora UACM)

Los comentarios están cerrados.