A LA OPINIÓN PÚBLICA

A LAS AUTORIDADES LOCALES Y FEDERALES

 

El pasado jueves 15 de octubre, hacia las 13:30 horas, sujetos armados irrumpieron en el domicilio de la maestra Tania Paloma Hernández Ramírez, conocida luchadora social, profesora investigadora de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México e integrante del colectivo H.I.J.O.S. México, organización de derechos humanos que lucha contra el terrorismo de Estado y por la recuperación de la memoria colectiva e histórica.

Después de insultarla y robar equipo de cómputo, video, teléfonos celulares, un proyector y unas bocinas, los sujetos dijeron: “sabemos muchas cosas de ustedes, los tenemos vigilados, sabemos qué hacen”.

Esta agresión artera se suma a otros episodios sumamente preocupantes: 1) insistentes telefonemas a la maestra Beatriz Torres Abelaira, coordinadora del Centro Académico de la Memoria de Nuestra América (CAMeNA), por parte de presuntos ex militares preguntando por personas que no trabajan en nuestra Universidad; 2) el robo de equipo de cómputo y recursos del fondo revolvente, sustraídos la madrugada del 17 de septiembre de la oficina de rectoría; 3) las amenazas contra Bettina Teresa Gómez Oliver, coordinadora de proyectos del CAMeNA quien, el 18 de septiembre, encontró un auto manejado por una persona vestida como agente de seguridad privada obstruyéndole el paso a la salida de su domicilio. Días después, el 23 de septiembre, sonó el teléfono de la misma Gómez Oliver, a la que una voz de hombre intimidó: “Cuide a su cachorra”. El mensaje es tan claro como ominoso: ella tiene una hija, María Fernanda Giordano Gómez, y ambas son integrantes de H.I.J.O.S México y han sido ampliamente solidarias con las familias de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.

Hasta aquí casos documentados; sin embargo, existen otros aún no denunciados por las víctimas, por temor a represalias.

Consideramos que éstos no son hechos aislados sino que corresponden a un intento de amedrentar a quienes se comprometen con la defensa de los derechos humanos y la denuncia de las injusticias que agobian a nuestro país. Rechazamos rotundamente esta situación y hacemos un llamado urgente a la opinión pública y a las autoridades locales y federales para que impidan la continuación de tales situaciones que vulneran la seguridad y el quehacer de los integrantes de esta comunidad universitaria.

 

Dr. Hugo Aboites

Rector

© 2015, admin. All rights reserved.

Share