CARTA LEÍDA POR MARÍA LUISA CASTRO ESTRADA EN EL PLENO DEL CU

México D.F. a 15 de enero de 2016

Buenos días

Consejeros y consejeras.

Acudo al Foro del Consejo Universitario, máximo órgano de gobierno, a exponer lo siguiente:

Desde el día en que fui designada como titular de la Coordinación de Servicios Estudiantiles, he tenido como única vocación el proyecto educativo de la UACM y como sustento básico a su actor principal, motor y razón de ser: los estudiantes.

Si bien el Dr. Hugo Aboites no me conocía, ni yo a él, salvo por sus interesantes artículos de opinión en La Jornada, en uso de sus facultades me designó como Coordinadora de Servicios Estudiantiles después de escuchar las propuestas que recibió de integrantes de la comunidad que participaron en el histórico movimiento contra el rectorado de Esther Orozco.

 

Tristemente vengo a informarles que el rector Aboites me ha pedido renunciar al cargo, sin una justificación basada en hechos institucionales, o en obstáculos para el correcto desempeño de la Coordinación. Es triste porque, además de la ausencia de una causa real, sería más honesta la destitución, pues tiene las facultades de acuerdo con el Estatuto General Orgánico para hacerlo. En lugar de ello, al puro estilo priista me pide que sea yo la que renuncie. Sólo faltó que me pidiera renunciar por “motivos personales”.

 

La causa aludida por el rector es el escrito de la responsable de Servicios Estudiantiles en el plantel Del Valle, Priscila Gil Aguilar, donde en un párrafo dice que es “víctima de una escalada de hostigamiento laboral (…) y de un trato hostil, intimidatorio, coercitivo y violatorio de sus derechos humanos laborales”. Al respecto, el rector tomó como cierto un dicho completamente falso, sin siquiera intentar aclarar la situación o hablar con el resto de los trabajadores de la Coordinación. Por ello solicito a la Comisión de Mediación y Conciliación que intervenga para que Gil Aguilar pruebe lo afirmado en mi contra y se aclare la situación.

El descontento de la trabajadora surge por su negativa a aceptar un cambio al plantel Centro Histórico, amparándose en la cláusula del Contrato Colectivo de Trabajo que establece que debe haber consentimiento del trabajador. Creo en los derechos sindicales, en su necesidad y justeza, pero es una pena que las necesidades y prioridades de la universidad queden desplazadas. Más cuando se trata del nivel salarial 29.5, el más alto de la institución.

 

El planteamiento de cambio estaba justificado en el hecho de que la Coordinación redujo su personal debido a la salida temporal de dos compañeras, ambas  responsables de plantel, que se sumaron a la pérdida de al menos tres folios más en los últimos dos años.

 

Y aquí surge la explicación real de una relación de trabajo deteriorada entre el rector y su servidora, que terminó en la solicitud de renuncia. El Dr. Hugo Aboites otorgó directamente una comisión a la Lic. Estrella González Dalhaus, para dedicarse a colaborar en los proyectos de plantel en Magdalena Contreras y Milpa Alta. Para quienes no lo sepan, una comisión se da cuando un trabajador cambia temporalmente de área para desempeñar funciones en otra área. De acuerdo con los procedimientos existentes, normalmente el titular del área de destino solicita al titular del área de origen su autorización, justificada en las actividades a realizar y en el perfil del trabajador. No fue así en este caso.

 

Sin tomar como verdad comentarios no oficiales, la decisión del rector fue discrecional, anómala y poco ética, por decir lo menos. Cabe mencionar que le expresé mi inconformidad personalmente y por escrito. En sendos oficios, que pongo a disposición de este pleno, le comuniqué que con la comisión otorgada a Estrella González dejaba a Servicios Estudiantiles sin responsable en el plantel más grande y complejo de la UACM: San Lorenzo Tezonco. Además, no presentó justificaciones plenas sobre por qué el perfil de Estrella es indispensable para los proyectos de Milpa Alta y Magdalena Contreras.

 

La decisión del titular de la rectoría se suma a una serie de agravios en contra de la Coordinación, y en consecuencia de mi persona. Las cinco o seis veces que nos hemos reunido a puerta cerrada, a petición suya, ha sido para asuntos vanales surgidos de información errónea sobre las relaciones entre los trabajadores del área, que desconozco como obtuvo, pero estoy clara –y así se lo hice saber- que carecían de fundamento.

 

Al mismo tiempo, la Secretaria General fue informada de manera oportuna de la situación, recibiendo sólo dos consejos, respetar los derechos de los trabajadores y en caso de alguna falta por parte de los trabajadores, levantarles las actas correspondientes para después poder defenderme legalmente.

 

Ni la rectoría ni la actual Secretaria General, han mostrado interés para conocer el trabajo de la Coordinación, ni siquiera porque este Consejo Universitario abordó tiempo atrás temas como la atención psicológica o las becas y proyectos para estudiantes. El Dr. Hugo Aboites ha preferido hacer caso a dichos personales en lugar de centrar nuestra relación de trabajo en la revisión seria y conjunta de la operación de estos y otros programas responsabilidad de Servicios Estudiantiles. De entre los asuntos vanales mencionados, y meses antes de la comisión otorgada a Estrella González Dalhaus, me solicitó un horario especial para la compañera debido a la peligrosidad del plantel San Lorenzo Tezonco, como si gozara de algún privilegio, cuando al menos otros cinco compañeros estaban en las mismas condiciones laborales.

 

Quiero aclarar que vengo a informar de estos penosos asuntos no porque pretenda aferrarme al cargo o porque me interese permanecer en él a toda costa. Lo hago porque, en este caso, el actuar del responsable de la administración es incompatible con los principios del proyecto educativo de la UACM. Sin embargo, tampoco voy a atender la petición de renuncia que me hizo el rector porque está fundamentada en una acusación grave y falsa hacia mi persona. Ahora que si él sostiene su deseo de que yo deje el cargo, pues que él me destituya de manera institucional y por escrito. Ofrezco garantías de que acataré la decisión que él tome.

 

Finalmente invito al rector y al pleno del Consejo Universitario a conocer a profundidad los programas y actividades de la Coordinación de Servicios Estudiantiles. De mi parte siempre encontrarán la mejor disposición para facilitar información y colaborar, como a muchos de ustedes les consta. Siempre serán bienvenidos propuestas de cambios o ajustes que busquen más y mejores beneficios para los estudiantes de la UACM.

 

Nada humano me es ajeno.

María Luisa Castro Estrada

© 2016, admin. All rights reserved.

Share