UACMmod

La UACM entre la excelencia y la rebeldía

índice3

 

Texto conmemorativo por los 15 años

(Primera parte)

La UACM entre la excelencia y la rebeldía es una reflexión construida para pensarnos en estos 15 años. La primera parte es sobre los ancestros, los ideales y algunos elementos sobre la fundación. La segunda parte es sobre el imaginario de universidad, la construcción de una novela institucional, y cómo operan los imaginarios instituyentes en la institución. Y finalmente la tercera parte versa sobre la tendencia al isomorfismo institucional, la búsqueda del prestigio, y los costos de esa búsqueda.

 

La UACM el tercer experimento de una generación

Los ancestros institucionales

Para reconstruir la historia de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) es necesario ubicarse 45 años atrás en Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). En la agitada década de los 70 existió un grupo de jóvenes de la Facultad de Ciencias interesados en la ingeniería educativa, la ciencia y sus implicaciones en la sociedad aquellos jóvenes conformaron un grupo al que denominaron el grupo multidisciplinario de Ciencia y Sociedad. Algunos de sus integrantes iniciaron un proyecto de innovación imagen3educativa en tiempos del rectorado de Don Pablo González Casanova ese proyecto fue el Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH).

La propuesta política y pedagógica del CCH colocó cuestionamientos a las formas de aprendizaje y a las prácticas educativas “tradicionales” en la enseñanza media superior, el proyecto inicial centra al estudiante como protagonista del proceso educativo y lo concibe como sujeto de transformación comprometido con el bienestar social. El CCH fue creado para ampliar oportunidades de ingreso de los sectores populares a la educación con una enseñanza innovadora, esa fue la promesa.

El CCH propuso como principio institucional el aprender a aprender que era la base del “modelo” y que fue la fuente de inspiración de la distinción de aquellos que fueron formados en ese lugar. Aprender a aprender era y sigue siendo un anhelado sueño pedagógico de emancipación y autonomía que empezó en México en febrero de 1971. A 45 años de ese primer experimento se vuelve urgente saber ¿Qué paso con el CCH y su sueño?

uamPoco tiempo después en diciembre de 1973 se fundó la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), otro intento para ampliar oportunidades de educación superior con una enseñanza innovadora. La naciente universidad se logró tras una fuerte negociación política para su creación en tiempos del presidente Luis Echeverría y del secretario de educación Víctor Bravo Ahuja. Esta vez el reto fue una nueva definición de un trazo distinto del mapa del conocimiento, el cual se organizó por unidades integradas por divisiones y departamentos universitarios, y no por facultades y licenciaturas como en la universidad nacional.

La UAM buscó la distinción de sus estudiantes como sujetos de trasformación, trató de vincular, la docencia, la investigación y la difusión de la cultura con los problemas y necesidades sociales. Se posicionó como una institución incluyente, flexible, abierta y autónoma como principios fundadores de la institución. La fundación de la UAM fue ampliamente cuestionada (por los actores fundadores y el tiempo político de fundación) y eso costó a la casa de estudios al menos dos décadas en ser una universidad prestigiosa. A 42 años de su creación resulta importante saber ¿Qué pasó con la UAM y sus principios fundadores?

28 años después en abril de 2001 hay un nuevo intento por construir una nueva universidad, está vez Manuel Pérez Rocha (integrante del grupo de Ciencia y Sociedad) tiene la misión de “echar a andar” una universidad para la Ciudad de México. Una universidad necesaria (por el incremento de la demanda de acceso a la educación superior), diferente (con una enseñanza innovadora) y democrática (donde el valor de la democracia se practique en el gobierno universitario). La UACM Surge para ampliar oportunidades de educación superior a los sectores marginados con una enseñanza innovadora, esa fue su promesa.

Inge

Los ancestros institucionales de la UACM son el CCH y la UAM ambos proyectos políticos y pedagógicos apostaron a la innovación educativa sustentaron sus planteamientos pedagógicos en una elaborada y sofisticada crítica a las prácticas “tradicionales” de los procesos de enseñanza y aprendizaje. Manuel Pérez Rocha (2012) explicó que el proyecto universitario de la UACM es un constructo que retoma las experiencias históricas de esas instituciones. Y sin duda, eso se puede observar en el planteamiento político y pedagógico institucional expresado en el documento llamado Proyecto Educativo.

Esa influencia de las experiencias previas se puede observar en el tipo de organización que definió la UACM en los trazos de su mapa del conocimiento, un debate epistemológico e histórico de la filosofía de la ciencia sobre los campos del conocimiento y su organización. De acuerdo Clark (1983) “la mayoría de las instituciones de educación superior se organizan por establecimiento (es decir las instalaciones) y por disciplina (el campo de conocimiento)”. Pero la UACM definió que su forma de organización e integración del conocimiento sería en colegios que integran campos de conocimiento: 1) las humanidades y las ciencias sociales, 2) las naturales y la tecnología, y 3) Un colegio de humanidades como integrador de los otros dos, el cual incluye un programa relacionado a la salud.

 

CHyCSB          

 

CCyTB

CCyHB

 

Dentro de los colegios operan las academias (que se asemejan a los departamentos) quienes se encargan de organizar el trabajo de docencia, investigación, difusión y cooperación. Las academias son los cuerpos colegiados donde se supone se trabaja de forma “especializada”. La organización de esa manera se justifica en el principio del Proyecto Educativo de no especialización temprana y por ese motivo la organización del conocimiento no está determinada territorialmente. Los colegios, ni las academias tienen sede o edificio. La universidad cuenta con 5 planteles pluridisciplinares porque de tener sedes, facultades o departamentos territorialmente definidos no se lograría el contacto con los otros colegios, y eso llevaría a una especie de especialización temprana o sólo acotada al campo del conocimiento.

images16En este tercer experimento se apostó radicalmente a la desobediencia de las tradiciones disciplinares, se apostó con ese trazo del mapa del conocimiento a la definición de carreras o licenciaturas que se parecen a las carreras o licenciaturas de otras universidades, pero se llaman diferente. Este tercer experimento es la apuesta de una generación que cree en las rebeldías históricas de la educaciimages5ón y que tuvieron la habilidad política para posicionar los proyectos educativos y fundar instituciones con discursos de inclusión e innovación.

 

Es una generación dolida por los acontecimientos de 1968 de vivir y mirar la precariedad de las instituciones políticas y sociales, son una generación que vivió la guerra sucia, las crisis económicas y políticas, los fraudes electorales, la privatización, etc. Es una generación que le apuesta a una educación diferente, el problema es que en este tercer experimento tampoco se ha resuelto cómo hacerlo, cómo pasar del discursos a la práctica sin que se muera en el intento.

Es una generación que se acompañó de Don Pablo González Casanova y Don Luis Villoro (fundador de la UAM, y fundador de la UACM),

personajes emblemáticos por sus aportaciones intelectuales pero y fundamentalmente por la coherencia de su posicionamiento político y sus deseos de un buen gobierno. Ellos han señalado la importancia de una educimages9ación a contracorriente que se vincule para el bien de la sociedad, que trabaje con y desde la comunidad, que forme sujetos de transformación —y no como pasa ahora— que las universidades sean fábricas de capital humano especializado.

 

 

Al parecer una batalla casi pérdida en la universidad nacional, en el politécnico, en la UAM, y en las instituciones de educación superior de los estados. Aunque algunos resisten a trabajar con y desde las comunidades esas resistencias son excepciones en esos lugares. Si bien urgía una universidad diferente hoy sabemos que a estos quince años ha sido complicado cristalizar en la práctica aquellos sueñoimages4s rebeldes de esta generación creyente en la educación la cual le apostó al cambio de paradigmas en la educación.

 

Continuará… Si bien la “La UACM aglutina las rebeldías históricas de la educación” lo importante sería saber ¿Qué hacemos con ellas?

Los ancestros ideológicos

La UACM tan cerca de Universidad Nacional de Córdoba Argentina, y tan lejos de la UNAM

 

 

Sinaí Rivera

Estudiante de Maestría del DIE-CINVESTAV-IPN

Ex-estudiante de Casa Libertad

 

images6

 

© 2016, admin. All rights reserved.

Share