Del muro de Adriana González Mateos

Del muro de Adriana González Mateos
Comparto este texto de Felipe OA, vale la pena leerlo:
Felipe OA
18 h ·

Algunos dicen que todas las violencias son iguales y que hombres y mujeres son igualmente propensos a ella, pero no recuerdo un solo caso de un hombre violado en grupo por mujeres y luego empalado hasta la muerte. No recuerdo noticias de hombres violados con fierros y botellas por un grupo de mujeres en una micro, siendo luego asesinados y sus cuerpo tirados en algún terreno baldío o sitio eriazo. No recuerdo mochileros hombres que se hayan perdido viajando 'solos' y cuyos cuerpos hayan sido encontrados días después, con señales de haber sido violados y torturados por mujeres (u hombres). No recuerdo casos de hombres violados en grupo por mujeres y siendo además grabados para luego humillarlos en internet. No recuerdo hombres siendo violados por mujeres soldados en la dictadura. Tampoco recuerdo casos de hombres abusados y asesinados por taxistas mujeres. Es más, nunca he conocido un hombre que tema caminar solo o beber mucho o salir muy tarde por miedo a ser violado por una mujer. Cuando los hombres temen que les pase algo, cuando le temen a alguien, es casi siempre por sus cosas, y a quien le temen es a otros hombres. No recuerdo ningún caso, ni un solo caso en toda mi vida, en todo el mundo, donde la clase de violencia sexual que vemos a diario utilizada por parte de hombres contra mujeres, haya sido utilizada por parte de mujeres contra hombres. Ni una sola. Así que no me digan que los hombres no somos el problema, no me digan que el machismo no es el problema y que la violencia es transversal y siempre igual, porque no lo es. A los hombres los matan por rabia, dinero y poder. A las mujeres las matan por todo eso y más, pero además las acosan, torturan y violan en el proceso. Y en ambos casos los victimarios son casi en su totalidad hombres. No veo cómo la diferencia podría ser más evidente, o el problema ser más claro.

Los hombres parecemos estar inclinados a la violencia de una manera mucho más preponderante que las mujeres, y nada va a cambiar mientras lo sigamos negando. Las estadísticas son abrumadoras. No, con esto no digo que las mujeres son todas santas y perfectas, son humanas y falibles igual que nosotros, pero hay un nivel y una clase de violencia extrema que es casi exclusivamente masculina. Y no es biología, como les gusta decir a algunos para justificarse: es cultura, crianza, conveniencia y costumbre. Hay que aceptarlo, hay que admitir que esta sociedad hace un pésimo trabajo criando hombres y buscar una forma de cambiar esto en el corto y largo plazo, ya que debido a esa mala educación sufren todas las mujeres -todas y cada una y de mil formas distintas, pues el femicidio es solo una manifestación, la más extrema, de esta mala educación-, y también muchos hombres. Con excusas no se consigue nada, e ignorando la raíz del problema tampoco, así que dejen de negar lo evidente, a menos que ese sea su objetivo, que nada cambie.

© 2017, admin. All rights reserved.

Share