INFORMACIÓN SOBRE LA CONVOCATORIA PARA CUBRIR LAS VACANTES DEL QUINTO CONSEJO UNIVERSITARIO

A la comunidad universitaria:

El pasado 2 de febrero sesionó la Comisión de organización del Quinto Consejo Universitario para preparar la primera sesión extraordinaria del pleno del CU de este año.

En esa sesión, insistimos en la necesidad de que se programara para la primera sesión del pleno del CU de este año (12 de febrero) la discusión y aprobación de la Convocatoria para la elección de vacantes del CU, misma que fue entregada a la Comisión de Organización desde el 15 de noviembre del año pasado por la consejera Pilar Padierna; y que se presentó también a la Comisión de Asuntos Legislativos el 24 de enero, misma que rechazó retomarla por un supuesto acuerdo de que sería la Comisión de Organización quién la discutiría .

En la sesión del 2 de febrero, insistimos en la necesidad de que se emita dicha convocatoria pues, como ustedes saben, el Consejo Universitario está trabajando sólo con diecisiete académicos,[1] lo que representa apenas un poco más de la representación legal mínima de consejeros académicos. Tomado en su conjunto, el CU carece en la actualidad de alrederor de una tercera parte de la representación con la que debe contar. Es decir, falta una tercera parte de l@s integrantes que indica la normatividad universitaria. Hay que recalcarlo: una integración incompleta de esta magnitud coloca invitablemente en el terreno de la ilegitimidad las decisiones adoptadas en ese órgano, algo de lo que hemos insistido en el Pleno del CU desde hace varios meses, máxime cuando se trata de decisiones tan trascendentes como es inclusive la elección de quién ocupe la Rectoría Universitaria.

En la sesión, argumentamos una vez más que era necesario que la próxima elección de rector cuente, para el bien de la institución, con la mayor legitimidad posible, misma que se logra, entre otros puntos, si el Consejo Universitario se integra con el mayor número de consejeros posibles, pues tenemos un sector de académicos prácticamente sin representación.

Como ejemplos; del Colegio de Ciencias y Humanidades sector académico, sólo están ocupados tres lugares de 10 posibles; del Colegio de Ciencia y Tecnología sector académico, con la renuncia del profesor López Chávez, habrá cuatro lugares ocupados de 10 posibles y en el sector estudiantil del mismo colegio, cinco lugares vacantes.

Pensamos que se podía convocar de manera paralela a la elección de rector y a las vacantes; que el Consejo, por reglamento, debía de llamar a ocupar las vacantes cada seis meses (como es indicado en el Reglamento del propio Consejo Universitario, artículo 20), entre otros argumentos.

Como ya es costumbre en las sesiones, los argumentos no fueron escuchados ni valorados por los consejeros que integran la alianza neo orozquista, quienes permanentemente actúan por consigna política, sin preocupaciones éticas y mostrando una mentalidad autoritaria. En el colmo de la desfachatez, l@s consejeros de la alianza neoorozquista se defendieron diciendo absurdos tan ignorantes como peligrosos como que “…si la comunidad no quiso elegir en su momento (febrero de 2017) a sus representantes no tenemos por qué permitirlo ahora”.

Esta situación nos coloca en una posición que, desde nuestro punto de vista, no es adecuada ante el escenario de elección del nuevo titular de la rectoría además de las próximas renovaciones de los titulares de las coordinaciones que son elegidas por el CU (Oficina del Abogado General, Contraloría, Comunicación Tesorería, Informática y Telecomunicaciones).

Lamentamos profundamente que, nuevamente, ese sector de consejeros se niegue a dar una discusión fundamentada, basada en la cordura y la racionalidad; que se clausure la posibilidad de que todos los sectores de nuestra comunidad universitaria estén representados ante el escenario de elección de nuevo titular de la rectoría, pues ello implica minar la legitimidad del órgano de gobierno para poder cumplir a cabalidad sus responsabilidades. No dejaremos de insistir en la necesidad de convocar a ocupar las vacantes, y para ello llamamos a toda la comunidad universitaria a manifestarse con la exigencia de contar con un órgano de gobierno que vele por el bien de nuestra institución y por la continuidad de su noble proyecto, y la garantía de una genuina vida democrática universitaria.

Consideramos, por lo mismo, que es nuestro deber alertar de que hay indicios sólidos de que está en marcha una acción de manupulación política para concentrar en manos de una minoría, de reducida legitimidad, la prerrogativa de nombrar los puestos de mando de la UACM.

Pilar Padierna (Casa Libertad)

Homero Galán (San Lorenzo Tezonco)

Consejer@s Universitarios Académicos

Integrantes de la Comisión de Organización del Quinto CU

 


[1] Ahora serán sólo 16 académicos pues el Secretario técnico de la Comisión de Organización, Ernesto López Chávez, anunció su renuncia al Consejo Universitario, efectiva a partir del día 12 de febrero.

 

 

© 2018, Consejeros Críticos UACM. All rights reserved.

Share