LA CLAVE PARA COMPRENDER LA NECESIDAD DE LA CONSULTA VINCULANTE: ILEGITIMIDAD E ILEGALIDAD DEL 5TO. CU (RESPUESTA AL RECTOR ABOITES)

El Rector Aboites acaba de compartir una extensa comunicación con pretensiones de análisis jurídico que realmente sólo sirve para reiterar lo que ya se sabe: que está inmerso –en calidad de cabeza- en una operación política para imponer a quien habrá de sucederlo en la Rectoría.

Aboites ofrece un alegato deficiente que no logra despejar las cuestiones sustantivas:

¿Por qué tanta insistencia en reivindicar la atribución del Consejo Universitario sin tomar en cuenta la irregularidad que priva en la conformación de dicho Consejo? ¿Por qué no se refiere al hecho de que la mayoría que controla el CU ha impedido desde mayo del año pasado la convocatoria a completar sus integrantes conforme al Reglamento del CU? ¿No sabe que eso es un mandato del artículo 20 de dicho Reglamento? ¿Desconoce que ese hecho deslegitimiza la correlación de fuerzas expresada en sus votaciones? ¿Eso no es algo que debiera preocuparle en su calidad de cabeza institucional de la Universidad? ¿Es algo insignificante? ¿No debiera ser, por el contrario, una razón que le motivara a alzar la voz desde hace mucho tiempo, urgiendo a solucionar la irregularidad en la que se desenvuelve el CU? ¿Realmente no entiende Aboites que bajo tales circunstancias se pervierte y descompone todo su argumento? ¿Por qué le importa una parte de la legalidad y otra parte no? ¿Qué esconde el Rector para obstinarse en encubrir la maniobra política en curso?

Hay que insistir una y otra vez, y decirlo fuerte a toda la comunidad: el 5to. CU está incompleto, pero no por razones comprensibles y/o aceptables, lo está por una calculada maniobra política que tiene el propósito de asegurar una mayoría capaz de imponer al sucesor en la Rectoría. Así de grave es la situación. Eso se llama fraude.

Bajo tales circunstancias es una mala trampa argumentativa exhortar a que se respete la legalidad: la legalidad es una trama integral, que debe cubrir a todas las partes de un proceso. Sí, que se respete la legalidad, pero toda, completa, empezando por su espíritu. Caso contrario su uso argumentativo se convierte en lo que ahora estamos en la UACM: una maniobra de manipulación. En este caso para controlar la Rectoría.

¿Por qué tanta irresponsabilidad? ¿No se da cuenta Aboites que está conduciendo a la Universidad a un escenario de crisis? ¿No se da cuenta que NO puede imponerse por estas vías a una comunidad cuya materia de trabajo es el conocimiento y el análisis? ¿Tanto desconocimiento tiene de la UACM para creer que logrará manipular impunemente las condiciones? ¿Quién le asesora en estos delirios autoritarios?

Aquí el problema NO consiste en negar atribución alguna al Consejo Universitario. El problema radica en que está pervertido el principio de autoridad que, conforme a la Ley, corresponde a ese órgano. Y eso obviamente modifica TODO el panorama. Lo que se requiere es admitir que existe esta desviación de origen y que es urgente recomponer el camino torcido. La designación de quien ocupe la Rectoría tiene una importancia tal que no hay de otra. La premisa debe ser buscar una salida digna, legal, racional y sensata. Una salida que garantice transparencia en el proceso, ética en las reglas y estabilidad en los resultados.

La consulta a la comunidad es una vía ya contemplada en la legislación, no es una ocurrencia. Responde a una premisa del modelo de la Universidad: la participación colectiva. La consulta es una vía para garantizar estos principios subsanando la ilegitimidad que priva en el Consejo Universitario. No se trata de inventarse algo fuera de la normatividad, al contrario: es encontrar una solución dentro de la propia normatividad. Pero sobre todo dentro del espíritu de la norma. Lo cual es la esencia del Derecho.

La consulta permitirá conocer las preferencias de la comunidad y dotará de una fuerza y legitimidad a la autoridad que emerja de ella. Porque esa es otra cuestión que debe interesar a tod@s: la solidez y estabilidad de la vida universitaria. Requerimos una autoridad con la fuerza y la capacidad de maniobra para encarar los importantes retos que plantea la conducción de la Universidad. A nadie debe interesarle una autoridad débil, impugnada, desprestigiada, surgida de un proceso viciado. Por favor ¡es la Universidad! Que haya sensatez y buena fe en la valoración del escenario. La sociedad nos ha confiado una misión y una responsabilidad, tenemos que honrarla. No volver la Universidad el espacio para la satisfacción de las pasiones ordinarias y los oscuros intereses.  

Si hubiese que pensar en alguna conveniencia de lo que está ocurriendo estos días en la UACM (y lo que está por venir), lo primero que rescatar quizás sea la oportunidad de desechar caretas. De conocer el fuero interno y profundo de quienes aquí nos encontramos.

Estamos ante una historia de la vida real donde se juega el futuro de la Universidad pública y el destino profesional de las vidas de quienes formamos parte de la comunidad universitaria.

Es un momento crítico. Una vez más. Una vez más UACM.

 

Consejero Universitario Académico – Plantel San Lorenzo Tezonco

Mtro. Homero Galán

Profesor de Tiempo Completo de la Academia de Ciencia Política

© 2018, Consejeros Críticos UACM. All rights reserved.

Share