Dancing with myself

José Carlos Vilchis Fraustro compartió un enlace.
Ayer · Editado

 

 

 

Anécdotas piteras…

 

 

En una fiesta todos quieren bailar. No hay damas disponibles. La única sentada en el sofá es enorme. Todos los que no llevan pareja ni amistades femeninas están pegados en una pared, esperando por lo menos que suene Dancing with myself para no irse en blanco.


Unos borrachos disertan apasionadamente delante de ti. Los llamaremos Beto (B) e Iván (I).


Algunas ecuaciones: 


B le dice a I que la saque a bailar. 


I contesta que le recuerda a la nana del conde Pátula. 


B empuja a I en dirección del sofá. 


I empuja a B en dirección del sofá.


B se ríe. I se ríe. 


Ninguno se avienta.

Tú, que estás detrás de ellos, te tambaleas (quién sabe por que). Pues no la piensas. Ya estás ahí. 

¿Señññññoritta… ? (ah no) Seññññorita. ¿Quiere bbbailar?


Te mira. Sin desdén. Buena onda. Se levanta. Te sientes como boxeador peso perejil frente a peso súper completo. Dejas la chela. Sonríes.

No calculaste que en ese momento iban a poner el rock de la cárcel. 


De la mano, te lleva al centro de la sala donde está el jaleo. Volteas de soslayo. B e I están con los ojos muy abiertos, a media sonrisa. Buitres méndigos. Intentas recordar como iban los pasos. Baile de figuras. Una vuelta, dos vueltas, en cada una brincas. Tercera vuelta, chocas. Una vuelta más. Chocas. Otra. Chocas. La dama te pesca del hombro, te abraza y te abarca. No hay vueltas, ni aire. Te aprieta. Te deja hundirte en su inmensidad. Se ríe. Te da una vuelta. Chocas. Chocas. Chocas. 2 minutos de lo mismo. Te rindes, pero dejas que te vuelva a abrazar. Empieza otro ritmo. Más baile de figuras… o desfiguras. Chocas, descubres que tiene dos pies izquierdos pero le vale. Tú te dejas. Ya estás todo golpeado, zarandeado y apretujado. Recuerdas al Arcipreste y su Alda la Serrana. Siguiente rola: pegaditos. Tú te sientes absorbido. Quieres ir por la chela pero te regresan al mismo lugar. Véngase para acá. No le saque. Y no le sacas. Ya eres un costal de boxeo pero sólo el orgullo te mantiene de pie. 


Acaba la música. Te mira, y se ríe. Te dice: "Cuando hago el amor a mí me gusta estar arriba". Peso perejil baja los brazos. ¿Juay the rito? Peso perejil Piensa en los deportes extremos. Brazo roto, mandíbula fracturada, piernas esguinsadas.


Sonríes con ojos de angustia. Ah sí… qué padre… (Antes no te dijo Patolín…)

Te escabulles… esperarás que suene, mejor, Dancing with myself. Tu sombra, aburrida, asiente desde la pared.

True story…

https://www.youtube.com/watch?v=vpcO3txM0As

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicación hecha sin la autorización del autor y sin que tenga conocimiento de esto, tomada de su muro de FB. si alguien lo conoce no le digan para evitar problemas de copyright, copyleft, copycenter, et al.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *