Bebes de mí

Bebes de mí
un veneno recóndito.
Azúcares de savia y muerte
que sacuden las sombras
quietas al inicio.

Bebo de ti
un paraíso sereno
que se apaga en breves sorbos
más allá de la noche.

Ninguno pide tregua
ni sombra o reposo.
Nada quedará
ni memoria
ni recuerdos:
sólo dos cadáveres fundidos
en una larga carta
coronada con un beso
que el viento
barrerá en cenizas…

 

Publicación hecha sin la autorización del autor y sin que tenga conocimiento de esto, tomada de su muro de FB. si alguien lo conoce no le digan para evitar problemas de copyright, copyleft, copycenter, et al.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *