Cocula

Anécdotas piteras…

Se te ocurre comprar una pipa-llavero en Guadalajara. Ta chida. Ahí andas con tu pipa, nuevecita. Como la fiesta es larga, pues en la plaza principal también compras un sombrero de charro. ¡Ay Jalisco, no te rajes!

Corte a: revisión en la autopista.
Traes lentes oscuros y sabor a tequila aún en la boca. Todo despeinado y crudo. Los federales ven tu pipa y a ver joven pásele para acá. Revisión. Sacan tu maleta y como de costumbre, revuelven tus cosas. Otros que revisaron ya se subieron al camión. Se tardan contigo.

-¿Qué busca oficial?
-No nos hagamos mi joven, lo que se fuma con esa pipa.
Piensas en la abuelita que las vendía. Era artesanía, era una expresión cultural. Traes facha de hippie. Luego piensas en unos mariguanitos comprando pipas. (No los viste, te los imaginas). Piensas en esa dulce ancianita, repartiendo pipas, vendiéndolas baratas. Ah que viejita cabrona, promoviendo mota. Te la imaginas diciendo al consumidor "ándele joven, con estas se atiza bien sabroso" o "quémele, quémele las patas al diablo"
Tu maleta toda revuelta. Tu paciencia y dolor de cabeza, en aumento. 

-¿Ya?
-¿Ya qué joven? o ya díganos donde esconde lo de la pipa, no se haga…
Te enojas. No la piensas. Agarras el bonito sombrero que compraste y se lo das al judicial.
-Tenga.
-¿Y esto que mi joven?
-Pa que me busque también al pinche charro, a ver si no lo traigo guardado en el "·$%&/(·"!

Años después, recuerdas esa noche en los separos. Y tarareas Cocula, pensando en que es una buena elección de Novalis Ofterdingen, que habría musicalizado el momento: con sed, frío, un dolor de cabeza y el deseo imponente de que que un Jorge Negrete te hubiera salido del trasero para salvar el viaje…

True Story…

https://www.youtube.com/watch?v=RjicYhjI1Fk

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *