16:56 am

Estabas ahí sentado, inocencia no tenias,

todo parecía ir normal, caminantes te miraban,

tan solo te aquietabas, no había luces en tus ojos.

tan opaca era tu mirada, el destino te creo sin luceros en tus pupilas.

Te observé, reias, levantaste de aquella banca,

tu bastón te sostenía, caminaste hasta aquella esquina, 

y pronto ya no volví a divisar, el cuerpo delgado de un joven,

que al parecer siempre tuvo la mirada perdida.



Lorena Cecy Meza.

23-08-14

16:56 am

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *