Ampliación de la carta de Francesca Gargallo

Queridas, hace dos días envié a nuestra colega Ivonne Arrazola los motivos por los que no firmaría una carta de defensa de Enrique González Ruiz contra las dos mujeres que lo han acusado de acoso sexual en la UACM.

Desde entonces machos de todas las especies han salido a la defensa de Enrique y también lo han hecho mujeres que respeto y cuyas ideas me parecen muy importantes para la compresión del momento actual. Permítanme una carta larga con la que quiero reflexionar con ustedes acerca de qué está sucediendo y cómo los hombres de izquierda usan a su favor lo logrado por ello en el ámbito de la defensa de los derechos humanos, los derechos laborales, la defensa de la tierra, los bosques, la identidad cuando se trata de agredir y descalificar a mujeres.

Enrique es un hombre valiente cuando confronta una autoridad corrupta que mataEso no lo pongan en duda y merece admiraciónPero Enrique ha orquestado unas agresiones despiadadas contra dos mujeres que en la UACM han logrado que todas tengamos dónde ir a denunciar sin temor de ser ridiculizadasMis queridas colegas y amigas, no pueden imaginarse el dolor y la incredulidad por las que pasé cuando hace unos diez meses me enteré de la existencia de una denuncia de acoso sexual contra Enrique González Ruiz. En un principio dije abiertamente que no era posibleque había un error, que la mujer que lo había denunciado era una frustrada que confundió un gesto afectuoso con un acto de acoso. Lo dije porque defendería a Enrique contra muchos de sus enemigos públicoscaciquilesracistas (y hoy lo seguiría haciendo). Enrique me confió un seminario permanente de feminismos nuestroamericanos que hemos mantenido vivo durante toda la maestría entre Norma Mogrovejo, Mariana Berlanga, Karina Ochoa y yo (hasta que renuncié a la UACM). Igualmente me ha llamado para lecturas críticas y evaluaciones del proyecto de doctorado en Derechos Humanos que me pareció muy propositivoNunca he sufrido acoso de su parte, me parece un hombre afectuosoque se despide de beso de sus hijos , capaz de hacer equipo con la gente que trabaja como él y al que las mujeres nos podíamos acercar para denunciar y para arreglar cosasAhora biensi algo me queda claro después de 30 años de feminismo es que los hombres no acosan a las mujeres que respetan porque les reconocen algún grado de "masculinidad" (es deciralgunos de sus valores). Los hombres acosan a las mujeres en sus momentos débilescuando son muy jóvenescuando están enfermascuando temen perder el trabajocuando sufren un duelocuando están en minoríacuando creen que van a imponer su figura de dominioPor ello acosan a las madres que deben enfrentar un juicio por la custodia de sus hijas/os. A las estudiantes que pueden perder una beca. A las enfermas…. Dicho estoreconozco que una mujer con problemas de saludbastante retraída y con poca visibilidad como Carmen (el tipo de mujer con la que te da un poco de flojera pasar una noche si te toca en la misma mesa de un fiesta) se atreva a denunciar por acoso al director de la maestría en la que trabajaba, me pareció un hecho muy llamativo. ¿Qué pasaba ahíPor lo que entendícada vez que Carmen pedía un permiso especial para visitas médicas (les digo, no tiene una personalidad ni convicciones fuertesasí que confundía un derecho con una atención personal), Enrique se lo otorgaba y, acto seguido, la besaba en la boca o intentaba hacerlo. En una ocasión, Carmen le puso un alto, le pidió que dejara de besarla porque no le gustaba. Enrique se disculpó y por tres meses dejó de acercarse físicamente a ellapero al rato volvió a hacerloEs entonces que ella lo denuncia, no antes. Carmen, según me dijo el abogado general, siempre estuvo dispuesta a aceptar una disculpa. Siempre estuvo dispuesta a una explicación fuerte ante el abogado general de la UACM. El caso de otros respetados defensores de derechos humanos que acosaban a las mujeres que trabajaban con ellos, como fue el caso de Martin Luther King, le había enseñado a reconocer que un hombre como Enrique nos es indispensable en el nivel público. Ella estaba absolutamente dispuesta a reconocer las disculpas y las medidas que Enrique les presentara. Cuando Clemencia también lo denunció, sufrí dudas aun más graves. Clemencia y yo habíamos apoyado la candidatura de Enrique para rector cuando desgraciadamente fue elegida la señora Orozco con casi un 70% de los votos. Enrique no recibió ni un solo voto del Consejo Universitario. Pero Clemencia y yolas otras y otros compañeros de la maestría en Derechos Humanos y muchas más personas del cuerpo docente, lo apoyamos. Clemencia y yo fuimos acusadas de ser un par de vándalas por el equipo de la sra. Orozco porque arrancamos los carteles de propaganda que ella había mandado imprimir y colgar en el plantel del Valle, cosa que iba en contra del pacto entre candidatos a la rectoría de no propaganda, que Enrique respetó cabalmente. Creo que muchos prejuicios mío jugaron en favor de esas dudas. Clemencia, según yohabía estado locamente enamorada de Enrique. Por lo menos lo miraba con esos ojos de perro apaleado que a veces ponen las personas enamoradas. Lo seguía a todo lado, se preparaba para acompañarlo aún a lugares peligrosos, le hacía reclamos de atención, y era su mano derecha en la organización del seminario propedéutico al ingreso a la Maestría. Clemencia, como Carmen, no era feminista (y a estas alturas a mí las mujeres no feministas me parecen poco perceptivas). Clemencia como Carmen estuvo muy enferma y tuvo que ser intervenida quirúrgicamente mientras trabajaba en la Academia de Derechos Humanos. Clemencia fue alejada de la organización del seminario porque lo asumió el cuerpo colegiado de la maestría. Digamos que había muchos puntos oscuros en mi percepción del porqué Clemencia decidió denunciar por acoso a un hombre que parecía adorar hasta unos meses antes. Haya tenido o no una relación previa con Enrique, cuando decidió que se había acabado, éste no se lo creyó y no hizo caso de esa consigna feminista de que no es no. Clemencia ha tenido que hacer un trabajo muy profundo sobre sus emociones, sus dudas y sus convicciones para denunciar a Enrique, así como confrontar agresiones verbales de parte de hombres muy queridos por ella que a raíz de su denuncia la han acusado de ser despechada, vengativa, mentirosa, celosa, interesada. Digamos que nada de lo que les he dicho demuestra con pruebas la culpabilidad de Enrique. Y agreguemos que él no tiene porqué demostrar su inocencia. El problema es que en lugar de acudir a dialogar con las dos mujeres, en su caso ofrecer argumentos o disculpas formales y garantizar a la universidad -que estaba manejando el caso con discrecionalidad, dada la importancia pública de la figura de Enrique- que el acoso no volvería a repetirse, Enrique se arrocó con los hombres y mujeres de la academia de derechos humanos en una defensa que implicó la descalificación de las personas, el saber, la moral de Carmen y Clemencia. Carlos Facio fue más lejos y se lanzó a decir que las acusaciones de acoso sexual podían convertirse en una forma de acoso laboral brutal y que Enrique estaba siendo perseguido, que estaba sufriendo mobbing. Argumentó contra los derechos de las mujeres (eso es ,esos derechos que limitan el poder de los hombres sobre las mujeres, que reconocen que no somos hombres, que no tenemos por qué ser hombres para tener la protección de la ley y la sociedad, que nada, absolutamente nada es privado de derecho) al decir que los hombres están en riesgo de ver tergiversada su afectividad, en el examen de grado de la esposa de Enrique, que quizás sepan es quien maneja la defensa de Enrique. En fin, si en la acusación contra Enrique la duda era legítima, sobre la situación generalizada de acoso que sufren actualmente y desde hace 10 meses estas dos mujeres que se portaron según lo exigido por el abogado general de la UACM y se abstuvieron de hacer público su caso, las pruebas son obvias. Están siendo quemadas en leña verde por los hombres de una universidad que se dice de izquierda. Muchos y muy diversos hombres, algunos que calificaban hasta hace poco muy mal a Enrique por motivos de sus luchitas políticas de facciones trotskas, anarcas o maoistas. Se levantan coros de voces de hombres (y de unas cuantas mujeres patriarcales) que repiten al unísono: ¡Yo no le creo a esas mujeres! ¿Y por qué no les creen? Me temo que por una defensa de sus privilegios. Una acusación de acoso sexual seguida por el abogado general de una institución educativa pública ofrece un instrumento legal de defensa a las estudianteslas administrativas, las empleadas de intendencias, las académicas de la UACM. Muchas mujeres no somos capaces de darle un empujón a un hombre porque nos han educado a la sumisión; muchas mujeres nos tardamos en reaccionar frente a demandas sexo-afectivas explícitas porque estamos dominadas por la figura del derecho de los hombres a nuestro cuerpo y nuestras voluntades; muchas mujeres tenemos miedo porque ya hemos vivido acoso o violencia en la casa, la calle, la escuela y no tuvimos a quien acudir para pedir protección; muchas mujeres no seríamos capaces de ver los defectos de un dirigente de izquierda por tenemos introyectada la figura del caudillo y las necesidades de los demás, nunca las nuestras. Decir, como dicen algunas de las mujeres que defienden a Enrique sin escuchar a las mujeres (porque no les creenque, "por favor, a Enrique te lo quitas de encima con un empujón" es una forma muy patriarcal de encarar la violación del derecho a una vida libre de violencia. Lo que yo considero una forma evidente y comprobable de actitud misógina y violencia contra las mujeres en la Academia de Derechos Humanos y, ahora, en toda la UACMes precisamente este señalamiento constante de las mujeres que no trabajan bajo los mandatos de la visión masculina de lo que se debe o no se debe hacer. Una verborragia misógina, que no duda en calificarnos de feminazi, y que descree de nuestras palabras. Francesca

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *