Respuesta de Francesca Gargallo a la petición de firma en apoyo al Dr. Enrique González Ruiz

Mi querida Ivonne,
creo que Enrique González Ruiz impugnará. Y está bien que lo haga; un despido laboral se lo merece. Pero yo no voy a firmar contra la resolución de despedir a un hombre que ha sido acusado de ser un acosador sexual por dos mujeres. Dos mujeres que se han atrevido a confrontar a toda una academia, muy bien pertrechada en su defensa de los derechos humanos en su vertiente masculina, pública, que desafía autoridades que de algún modo son odiosas a todo mundo: policías corruptos, gobiernos autoritarios, ejércitos irrespetuosos del derecho a la paz y la seguridad de la gente. Sin embargo, una academia que no ha sido capaz de incorporar a sus dinámicas de trabajo la urgencia de ponerle freno a los aspectos privados de la violencia contra las mujeres, sistémica e invisibilizada. Parecería que para esa academia los derechos de las mujeres no son derechos humanos; no los encuentra urgentes y se atreve a cuestionar a las mujeres que los reclaman. El acoso y la violencia psicológica, sexual y física contra una mujer son formas de violación a los derechos humanos.
No creo que el acusado, en este caso Enrique, deba demostrar su inocencia, sino la parte acusadora su culpabilidad. Sin embargo, creo que se alimentó un clima de odio en la Academia. Los hombres, Carlos Facio en particular, y las mujeres que han cerrado filas alrededor de Enrique contra las dos mujeres que lo han denunciado, dieron a entender entre otras cosas que han inventado el acoso por venganzas personales cuando no por motivos políticos (por ejemplo, no permitirle candidatearse por la rectoría de la UACM). Lo sostuvieron con posiciones misóginas y  antifeministas, enrareciendo el clima de trabajo contra todas las mujeres en la UACM. El abogado general decidió actuar contra eso. 
A diferencia tuya, pienso que no hubo fast track, sino que el abogado general se tardó demasiado en emitir su juicio, permitiendo que expresiones de odio contra las dos mujeres se filtraran a toda la universidad. Supongo (no sé) que como yo y como las pocas personas que sabíamos del caso estaba a la espera de que Enrique pidiera una disculpa a las mujeres que ofendió. Disculpa que hubiera sido aceptada.  
Por estos motivos, yo no firmo
 
Francesca Gargallo

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *