Respuesta del Dr. Enrique González Ruíz a Francesca Gargallo

José Enrique Glez Ruiz
06/05/2014 at 09:28 (edit)

Querida Fran:

Debo iniciar este comentario patentizando mi valoración de tu trabajo en favor de las mujeres y manifestándote mi extrañeza por lo que dices en la carta en la que te niegas a apoyar mi demanda de reinstalación en la UACM. Tengo la mala experiencia de conocer pseudofeministas que dañan mucho la digna y valiente lucha de la mujer. Y tenemos cerca algunos casos.

Es anticientífica tu caracterización de la Academia del Postgrado en Derechos Humanos como defensora de éstos “en su vertiente masculina”. Porque no responde a la realidad de nuestro quehacer. Como te consta pues compartimos contigo y con varias colegas más, por varios años, el Seminario sobre temas de la Mujer. No creo que sea correcto reducir nuestra tarea a lo masculino del derechohumanismo; somos universales y guardamos el mismo respeto y consideración a los géneros existentes.Aseguras que nuestra Academia no ha sido “capaz de incorporar a sus dinámicas de trabajo la urgencia de ponerle freno a los aspectos privados de la violencia contra las mujeres”. Luego haces una aseveración carente de todo fundamento: “Parecería que para esa academia los derechos de las mujeres no son derechos humanos”. Y después mientes de plano cuando afirmas que no encontramos urgentes esos derechos y que nos atrevemos “a cuestionar a las mujeres que los reclaman”. Lamentables pronunciamientos panfletarios, sin el menor respaldo científico.

Dices creer que “se alimentó un clima de odio en la academia” y acusas personalmente a Carlos Fazio (le dices Facio, incorrectamente), quien con los demás compañeros tuvo posiciones misóginas y antifeministas que enrarecieron “el clima de trabajo contra todas las mujeres de la UACM”. Se te pasó la mano, con esta exageración. Hiciste lo que acostumbran los periodistas “amarillistas” cuando quieren que sus periódicos se vendan mucho.

Y luego descalificas a las mujeres que me apoyan contra las canalladas de las imputadoras y de su gang asediador (“cerraron filas alrededor de Enrique”), como si solamente fuesen merecedoras de respaldo las que me odian al grado de mentir como lo han hecho. Escapó a tu sensibilidad el hecho de que mi esposa –mujer en plenitud con quien engendré ya dos hijos- es mi abogada defensora. ¿Nunca te preguntaste por qué “cerró filas a mi alrededor”? ¿Consideras que es tonta y no sabe lo que está haciendo? ¿La menosprecias y minusvalúas porque confía en su compañero de vida? En cuanto a Gaby González y Pilar Calveiro, ¿piensas que dijeron mentiras cuando declararon en el juicio y dejaron en evidencia la patraña de Clemencia Correa y Carmen Rodríguez?Quien ha sufrido las consecuencias del odio he sido yo: 1.- Me sancionaron por tres meses sin forma de juicio. 2.- Se contrató y pagó a “expertas” propuestas por Correa y Rodríguez, una de las cuales –Patricia Valladares- se rio de mí en la entrevista que me hicieron. 3.- Se agredió a toda la Academia de Derechos Humanos, sancionando a Hassan Dalband (por cierto, si quieres ver expresiones racistas y antihombre, revisa lo que Clemencia Correa y el abogado general dijeron de él). 4.- Se dejó fuera más de veinte de mis probanzas. 5.- La representante legal de las imputadoras me acusó de tener relación con grupos armados de Guerrero. 6.- Se impidió que repreguntara a los testigos de parte acusadora, mientras que a Fazio lo repreguntaron hasta el cansancio por más de doce horas. 7.- Se me excluyó por parte de Enrique Dussel del Foro sobre Derecho Crítico y del grupo que revisa el cambio del Plan de Estudios de la Carrera de Derecho.

Terminas sosteniendo algo que ni el C. Anaya Gallardo se atrevió a decir: que ofendí a las imputadoras y que por eso esperabas que le solicitara disculpas. Te quiero dejar bien claro que esto nunca sucedió y que, como los zapatistas, no pediré perdón por defender mi dignidad. También te digo que es indigno de tu calidad académica formular semejante afirmación sin una sola probanza.

Faltas a la verdad cuando hablas de “las pocas personas que sabíamos del caso”. Clemencia Correa se encargó de divulgarlo por la Internet y ambas acusadoras lo hicieron del conocimiento de compañeros dentro y fuera de la UACM.

Sé lo importante que puede ser tu colaboración en la lucha por los derechos de la mujer.Te convoco a no ponerte del lado del falso feminismo que, sin razones y menos pruebas, respalda acciones de venganza contra hombres que no han atentado contra dichos derechos.

México, D.F. a 4 de mayo del 2014.

Recibe un abrazo cordial: Tu Enrique.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *